Entrada destacada

Dragón del Sur Dojo

Dragón del Sur es un dojo ubicado en el pueblo de Epuyén, provincia de Chubut (Patagonia Argentina) creado como un espacio para la difusión ...

jueves, 5 de julio de 2018

Aikidojo - Técnicas de Exámen

A continuación presentamos el listado de técnicas de exámenes de 5to. Kyu a 1er. Dan para los practicantes de Aikido de Aikidojo Comarca Andina - Centro de Difusión del Aikido (CDA). Requisitos acordes con lo sugerido por Hombu Dojo Aikkai, Japón, que avala nuestros exámenes con titulaciones internacionales.

Nota: Salvo que se indique lo contrarario, las técnicas son en "tachi waza".


5º Kyu
  • Shomenuchi - Ikkyo
  • Shomenuchi - Iriminage
  • Katatedori - Shihonage
  • Ryotekubydori - Tenchinage
  • Tsuki - Kotegaeshi
  • Ushiro Ryotekubidori - Kotegaeshi
  • Morotedori - Kokyuho (Kokyu nage)

4º Kyu

  • Shomen uchi - Nikkyo
  • Yokomen uchi - Shihonage
  • Tsuki - Iriminage
  • Ushiro Ryotekubidori - Sankyo
  • Ushiro Ryokatadori - Kotegaeshi
  • Shomenuchi - Yonkyo
Suwari Waza:
  • Shomenuchi - Ikkyo
  • Katadori - Nikkyo
  • Katadori - Sankyo

3º Kyu

  • Yokomenuchi - Iriminage
  •  (2 maneras)
  • Yokomenuchi - Kotegaeshi
  • Tsuki - Kaitennage
  • Ushiro Ryokatadori - Sankyo
  • Morotedori - Iriminage (2 maneras)
  • Shomenuchi - Sankyo
Suwari Waza:
  • Shomenuchi - Iriminage
  • Shomenuchi – Nikkyo
Hanmi Handachi Waza:
  • Katatedori - Shihonage
  • Katatedori - Kaitennage
  • (Uchi & Soto Mawari) 

2º Kyu
  • Shomenuchi - Shihonage
  •  Shomenuchi - Kaitennage
  • Yokomenuchi - Gokyo
  • Ushiro Ryotekubidori - Shihonage
  • Ushiro Ryotekubidori - Jujinage
  • Ushiro Kubishime - Koshinage
  • Morotedori - Nikkyo
Hanmi Handachi Waza:
  • Shomenuchi - Iriminage
  • Katatedori - Nikkyo
  • Yokomenuchi - Kotegaeshi
  • Jiyu waza: 2 personas

1º Kyu

  • Katadori - Menuchi ( 5 Técnicas)
  • Yokomenuchi ( 5 Técnicas)
  •  Morotedori ( 5 Técnicas)
  • Shomenuchi ( 5 Técnicas)
  • Ryotedori ( 5 Técnicas)
  • Koshinage ( 5 Técnicas)
  • Tantodori
Hanmi Handachi Waza:
  • Ushiro Waza (5 Técnicas)
  • Jiyu waza: 3 personas

1º Dan
 

  • Todos los requerimientos para el 1º Kyu
  • Tachidori
  • Jodori
  • Henka Waza
  • Jiyu waza: 4 personas
  • Cualquier otra técnica de aikido que se pida.

viernes, 29 de junio de 2018

Difícil y trabajoso

Durante la construcción de Dragón del Sur Dojo, al llevarla adelante principalmente con mis propias manos, me di cuenta de la diferencia entre "difícil" y "trabajoso", distinción que se aplica a las artes marciales. El desconocer esta distinción quizás sea la causa de que la mayoría de las personas que empieza a practicar un arte o una ciencia se quede en el camino...

Dragón del Sur Dojo
Adentro de un pozo cavado para poner un poste de los cables de la luz en Dragón del Sur Dojo...
En una oportunidad, cuando estaba cavando uno de los tantos pozos y drenajes necesarios para hacer la salida de aguas y cloacas del dojo, respetuosa con el medio ambiente (cero contaminación del suelo y las napas freáticas, ya que cuenta con un biodigestor y un sistema de división de aguas sanitarias para su posterior tratado) me preguntaron qué tal iba, y yo contesté "ya está lo más difícil, ahora queda ´solo´ parte de lo más trabajoso"...la persona se alegró, pensando naturalmente que, superado lo difícil, el resto era "pan comido"...pero he aquí el error...a veces la tarea de comerse el pan, si es duro, puede ser lo que te deje en el camino...y de hecho, en mi experiencia, es lo que la mayoría de las veces ocurre: superadas las dificultades, se acumula un déficit de trabajo que termina dando por tierra con la mayoría de los proyectos, sueños o ambiciones que las personas se proponen.

Lo difícil constituye un problema del cual no conocemos la solución, pero una vez que, eventualmente, lo resolvemos, el problema desaparece. Por otro lado, cuando tenemos una dificultad a resolver para la cual conocemos la solución, de relativa sencillez, pero que implica gran esfuerzo (y normalmente, mucho tiempo) tenemos ante nosotros algo trabajoso.

En el ámbito de las artes marciales (y quizás, en el de toda arte y ciencia) sin voluntad, de nada sirve el talento. Voluntad implica aquí constancia, la capacidad de realizar un esfuerzo sostenido en el tiempo, una "carrera" de resistencia, donde "picar en punta" de poco sirve, como en la fábula de la libre y la tortuga (con la diferencia de que no corremos contra nadie, ni contra nosotros mismos).

Eventualmente uno puede superar la complejidad de una técnica artística marcial o de cualquier tipo, eso está al alcance de casi todos con dedicarle un mínimo tiempo suficiente. En el caso de las artes marciales o los deportes, considérese que el cuerpo humano está hecho para mejorar coordinativamente con que prestemos un poco de atención (psicofísica, que no consciente) y apliquemos repetición. Sin embargo, superadas las dificultades técnicas, queda lo trabajoso...siendo más correctos, la práctica, que no es algo posterior a dicha superación, sino condición necesaria y suficiente para ello. Práctica (keiko) que no considero se pueda equiparar al "trabajo", pero que tiene en común con un trabajo el que requiere constancia y esfuerzo (y no tiene en común el hecho de ser remunerado en dinero, o que dejaríamos de hacerlo si no lo fuera, que estamos obligados por las circunstancias económicas a hacerlo, que puede incluir tener un jefe, etc.).

El hecho es que la mayoría de los candidatos a artistas marciales empiezan a practicar, y superadas algunas dificultades coordinativas y técnicas (incluso conseguido el tan preciado cinturón negro), desisten en continuar la práctica, quedándose con una idea y una percepción muy lejana del horizonte que podrían llegar a rozar si continuaran superando lo trabajoso día a día.

Lo mismo se aplica a los estudiantes universitarios, por poner otro caso (son pocos los países del mundo donde la mayoría termina las carreras que empieza). A su vez, una primera minoría, hacen algo intermedio entre continuar esforzándose todo lo posible y dejar la práctica: toman por el camino de la mediocridad, el de conformase con poco, el de sentirse o admitirse como “inferiores” de la segunda minoría, de los que buscan la excelencia. No sabría decir si es mejor abandonar que ser mediocre en un arte...pero sin duda creo que ninguna de las dos cosas es deseable si se quiere auténticamente seguir una vía de autosuperación.

Uno realiza la conexión complicada de unos tubos de drenaje, y dice "listo, ya pasó lo difícil". Sí, lo difícil es aquello que creemos que no podremos superar aunque tengamos tiempo ilimitado...pero de un instante a otro "¡zas!" "¡eureka!", ¡lo logramos! Lo que parecía imposible se hizo posible. Con la consecución de técnicas complejas puede sentirse algo similar: de la nada a todo en un momento.

Luego, lo trabajoso, es aquello que sabemos que podemos hacer si le dedicamos el tiempo y esfuerzo suficiente...mucho tiempo, y mucho esfuerzo: hay que cavar y cavar, palear y palear por días, meses, soportar dolores de espalda, de hombros, del cuerpo entero...sí, lo haremos, lo haremos...pero cuesta y finalmente, cuando uno mira a los costados, con el paso de los años, la mayoría de los que nos acompañaban ya no está ahí...algunos cambiaron de gustos, pero otros simplemente moldearon sus circunstancias para evitar lo trabajos, superando en la vida alguna que otra dificultad momentánea, continuando muy esporádica -mediocremente- con la práctica, pero nada más.

De tal forma, un artista marcial de verdad (como cualquier otro artista de genuino) quizás se caracterice, entre otras cosas, por afrontar dificultades y trabajos de largo alcance. Aquellos en los que no se ve el final del túnel o el horizonte durante gran parte del camino. Tareas que implican incertidumbre en su final consecución -si es que la tienen...- porque cuando se logra ver, se aprecia (curiosamente, con alegría) que algunos horizontes son inalcanzables...y resulta que terminamos disfrutando del "DO" y nos damos cuenta que el horizonte o la luz no era el “objetivo”, que no estamos en un túnel y ya, desde el primer momento, esa luz brilla iluminando cada paso de nuestro camino, mientras nos movemos hacia adelante.

domingo, 22 de abril de 2018

Violencia humana y la parte animal que nos toca


Se dice que el ser humano es violento, y con razón. Se afirma también que esto depende principalmente de la parte animal que aún queda en nosotros, aquella que persigue la supervivencia individual y genética ante todo. Pero, ¿realmente es así?

Mi idea sobre estas afirmaciones (por supuesto, no del todo mía) es que la violencia gratuita, al igual que todo mal, es un invento humano. Si dicho invento es o no consustancial al mismo, es una cuestión que no trataré aquí. Pero sí afirmo que no es una herencia de nuestra genética evolutiva “no racional” (por definir así, un poco arbitrariamente, a lo que tenemos de animales no humanos). Y lo afirmo porque, como he escrito ya en otra oportunidad, los animales raramente atacan, y si lo hacen, lo hacen por motivos perfectamente justificables desde el punto de vista moral: por defenderse a sí mismos o a su prole (amenazados sin posibilidad de huir), por defender su medio de supervivencia (alimento, territorio), por cuestiones que exceden su normalidad (“locura”, enfermedad) o, precisamente, por estar incitados al odio por la cercanía a seres humanos (maltrato animal, animales domésticos u otros “humanizados”).

Cuando se esgrime, por tanto, que el ser humano es violento porque no ha podido todavía superar los  vestigios de su condición animal, se invierten las razones de la violencia del hombre, cargando la culpa en aquellos que, como pretendo haber demostrado, no causan nunca violencia gratuita (no ejercen maldad). La maldad o la violencia no ejercida por cuestiones de estricta supervivencia animal es una creación humana. Aunque-también hay que decirlo- quizás no necesariamente sucede lo mismo, a la inversa, con el bien: perfectamente podría encontrarse, y de hecho se encuentran, ejemplos de animales efectuando actos de bien hacia terceros sin motivaciones que pudieran interpretarse como mandatos biológicos para la perpetuación de su vida o la de su especie.[1]

Así, una “animalada” debería ser llamada en realidad un acto “humanista”. Y el pretendido “humanismo”, es en realidad una “bestialidad” bien entendida.

A esta altura, si siguió leyendo hasta aquí, y recuerda que esta es la página de Dragón del Sur Dojo, un dojo dedicado a las artes marciales, quizás se pregunte qué tiene que ver esta reflexión filosófica sobre el bien y el mal en animales y seres humanos con las artes marciales…

...una de las relaciones se encuentra en que, como la vida y la integridad de cualquier ser vivo es, a mi entender, igualmente valiosa; mientras que a nivel humano se acepta la existencia del derecho a la defensa personal [2], a nivel animal “irracional”, éste no es otra cosa que la manifestación práctica de las acciones por motivos de supervivencia, mal llamadas “violentas”, de los animales. Mal llamadas violentas porque, precisamente, quiero hacer ver que la violencia no es aquí tal si -como es lógico- se busca con ella evitar un mal -una acción realmente violenta- sobre aquél que se defiende. Cosa totalmente lícita para cualquier ser viviente que quiera defender su condición como tal.

...otra de las relaciones de esta reflexión con las artes marciales, es que estas últimas -o gran parte de éstas, bien entendidas- persiguen la no violencia. Se plantea, entonces, la idea de apartarse de la violencia, y el problema anterior de cuál es la razón de que el ser humano sea violento.

Ahora, por ello quisiera con esto demostrar que decir o afirmar que el ser humano dejará de ser violento cuando deje de lado su parte irracional no es solo una excusa -ya que la voluntad y la consciencia pueden con la biología en este punto- y una falacia, sino también un argumento invertido. Porque, por un lado, ejemplos sobran de que el ser humano deja de ser violento cuando, como individuo, busca y logra dejar de serlo y, por otro lado, quizás, como especie, dejará de serlo cuando aprenda de los animales precisamente a solo ejercer la violencia ante la amenaza a su supervivencia, y no de forma gratuita, hacia los demás: es decir, por cuestiones de poder o de imposición de la voluntad propia sobre la de terceros.

Hablar, por consiguiente, de eufemismos como “la jungla de cemento” para caracterizar la humana “locura racional” (si se me permite esta aparente contradicción terminológica) es echar la culpa de nuestros desaguisados civilizatorios a la naturaleza que, si se mira con atención, es armonía alterada por esos seres llamados humanos.

El hombre tiene que salir por sus propios medios de la locura que ha creado en nombre de un supuesto progreso, que lo aleja cada vez más del ambiente natural primigenio y animal del que surgió. Tiene que hacerlo no sólo por su bien, sino por el bien del medio ambiente y el resto de los seres vivos del planeta que están pagando lo platos rotos de su violencia perpetuamente en expansión.

Quizás las artes marciales -como el Budo en general y el Aikido en particular- puedan aportar un granito de arena educativo en este sentido. Esa es nuestra idea al menos, y también nuestra esperanza, el poder aportar una pequeña solución individual a un gran problema social.


Notas:
[1] Por ejemplo, los delfines o perros que rescatan a seres humanos en peligro, los animales que cuidan a “amigos” animales de otras especies, etc.

[2]  El derecho a al a defensa personal (propia, de nuestros seres queridos e, incluso, de nuestros vienes) es aceptado universalmente por prácticamente la totalidad -sino directamente todos- los sistemas penales del mundo.

miércoles, 18 de abril de 2018

Karatedo "Kiko" Shito Ryu en Epuyén


¿Qué es Kiko?


Kiko es el“Qi Qong” de los japoneses, también conocido como “Chi Kung” en China. El Chi kung es una forma de usar o distribuir el “Chi” o “Ki” (energía) para lograr beneficios en el organismo: oxigenación de los órganos internos y nutrición por riegos sanguíneo del sistema locomotor utilizada por los guerreros del Japón antiguo y por millones de orientales sin distinción en la actualidad.


¿Por qué Karatedo?


El karatedo es un arte marcial japonesa muy difundida. En ella se contempla el uso energético a través de ejercicios técnicos y katas. El karatedo también hace uso del enfoque del Kiko, y por eso aquí se ofrece una combinación perfecta de un arte marcial con aplicaciones, tanto para la mejora de la salud, como para la defensa personal. 

 

¿Quién puede practicar y cómo es la práctica?


Kiko karatedo es una clase dirigida a aquellos que quieran hacer ejercicios para la mejora de la salud (estiramientos, movimientos articulares, coordinativos y aeróbicos) aplicables a la defensa personal, sin competición ni contacto intenso. Por tanto, es especialmente dirigida para adultos mayores y personas que busquen una actividad física moderada y relajante.

Dictada por el Profesor Federico Ferrero, cinturón negro de Karatedo Shitoryu, fundador de Dragón del Sur Dojo.


¡Los esperamos para practicar en Dragón del Sur Dojo!

Horario: Lunes y Viernes 14:30hs



Profesor:

Federico Ferrero, 1er Dan.


Contacto:

Facebook /dragondelsurdojo – Whatsapp: 0294 4681910

Web: www.dragondelsur.com

jueves, 12 de abril de 2018

Aikido en Epuyén y El Bolsón



Aikidojo Comarca Andina



¿Qué es Aikido?



El Aikido es un arte marcial japonesa que tiene aplicación para la defensa personal y una gran filosofía de no violencia. Utiliza el “ki” para hacer que un ataque se “diluya”, evitando la confrontación o lucha, y respondiendo con una acción lo menos dañina posible pero totalmente efectiva. Ai-ki-do, puede traducirse, literalmente, como el “Camino para la armonización de la energía”, pero también como “El arte de la paz”.

 

¿Quién puede practicar y cómo es la práctica?



Como el Aikido busca utilizar el “ki” y no la fuerza muscular simplemente, puede ser practicado a cualquier edad, y adaptado al ritmo de cada persona. En el Aikido se aprende a “caer” para no lastimarse y sobre colchonetas, lo que hace posible realizar una práctica muy segura. Se utilizan llaves, palancas, proyecciones y diversas técnicas de “mano vacía” y, paralelamente, se aprende el uso del “Jo” (palo mediano) a defenderse de un ataque con “Tanto” (cuchillo japonés) y el dominio del “Bokken” (replica en madera de la katana o sable japonés).


Horario en Epuyén (Chubut):


Lunes y Viernes de 19hs a 20:30hs.

(Dragón del Sur Dojo - c/ Los Cipreses del

Pirque y c/ Abelardo Epuyén - Barrio Alto)


Horario en El Bolsón (Río Negro):


Martes y Jueves de 16:30hs a 18hs.

(c/ Pueyrredón y Perito Moreno – CAM – Gym

Paddle)


Profesor:

Federico Ferrero, 2do Dan.


Contacto:

Facebook /aikidoelbolson – Whatsapp: 0294 4681910

Web: www.aikidojo.com.ar

miércoles, 20 de enero de 2016

Dragón del Sur Dojo

Dragón del Sur es un dojo ubicado en el pueblo de Epuyén, provincia de Chubut (Patagonia Argentina) creado como un espacio para la difusión y la práctica de artes marciales, actividades físicas y espirituales.

Dragón del Sur va a ser un Dojo de 121 metros cuadrados construido en su mayor parte con materiales naturales, ya que sus paredes serán de madera y barro, utilizando técnicas ancestrales mejoradas por los conocimientos tecnológicos actuales, propios de la bioconstrucción que se redescubre cada vez más, y muy especialmente en la Patagonia.

Dragón del Sur Dojo está siendo construido por el profesor Federico Ferrero. El profesor Ferrero recorre el camino de las artes marciales y, en particular, de artes marciales japonesas o Budo, desde hace más de 20 años. Comienza su formación en artes marciales a través de la práctica del Judo en Argentina, con el Sensei Vicente Nogueroles (8vo Dan) y el Sensei Felipe García (6to Dan) para luego, tras emigrar a España, continuar con el Maestro Justo Nuñez Espada (7mo Dan), con el que se gradúa como cinturón negro 1er Dan y luego 2do Dan, formándose también como Profesor Regional de Judo y 1er Dan de Defensa Personal. Desde entonces se dedica a la enseñanza del Judo como actividad extraescolar en diversos colegios españoles.

En España, tras 10 años de práctica, decide ampliar sus horizontes marciales, y sin dejar de entrenar y enseñar Judo, vuelve a ponerse el cinturón blanco para comenzar a aprender Aikido Aikikai y Karatedo estilo Shito Ryu.

Al retornar a Argentina continúa formándose en Judo a través de los cursos impartidos por la Federación Metropolitana de Judo y la Confederación Argentina de Judo, especializándose en el estudio de katas poco practicadas.

En Aikido, empieza a aprender con el Fukushidoin José Manuel López Redondo (3er Dan) con el que llega a graduarse como 1er Kyu. Al retornar a Argentina, bajo la tutela del Shidoin Gino Colagiovanni Sensei (5to Dan Aikikai) se incorpora a Aikidojo -donde imparte clases a los más chicos hasta mudarse a la Patagonia-, dojo adherido al Centro de Difusión de Aikido -organización fundada por Masafumi Sakanashi Shihan, 7mo Dan Aikikai- con el que finalmente se gradúa como 1er y luego 2do Dan de Aikido Aikikai y bajo el que continúa su práctica.

En Karatedo comienza a aprender el estilo Shito Ryu con el Maestro Ponte García (4to Dan), con el que llega a graduarse como 1er Kyu y preparar su examen de cinturón negro, que termina rindiéndo en Argentina. En este país continúa la práctica de Karatedo Shito Ryu con Kyoshi Horacio Machado (8vo Dan) recibiendo también paralelamente clases de Iaido y Kobudo, continuando bajo la tutela de su escuela, World Budo Shyto Ryu Hashi-O-Kai Organization.

Al mudarse a la Patagonia, su lugar de origen, el profesor Ferrero continúa impartiendo clases de Aikido en El Bolsón (provincia de Río Negro), actualmente en el Centro de Artes Marciales (CAM) que funciona en Gym Paddle; Judo en la Escuela Secundaria de Epuyén y Karatedo y defensa personal en el Polideportivo Municipal de este pueblo.

Tras mucho esfuerzo, el apoyo incondicional de su familia y sus maestros, logra poner en marcha el proyecto de construcción en Epuyén de Dragón del Sur Dojo, como un lugar concebido para enseñar y aprender diferentes disciplinas marciales, al tiempo que dar la posibilidad a que otros también lo hagan como profesores o como alumnos. Actualmente imparte clases de Aikido, Karatedo y Judo también en Epuyén.