Entrada destacada

Dragón del Sur Dojo

Dragón del Sur es un dojo ubicado en el pueblo de Epuyén, provincia de Chubut (Patagonia Argentina) creado como un espacio para la difusión ...

sábado, 28 de septiembre de 2013

¿Qué distingue al judo del resto de las artes marciales?

De una forma reconozco no imparcial, voy a contar porqué desde mi punto de vista el Judo es superior a otras artes marciales en algunos aspectos (o se especializa más), y por lo tanto por qué no puede ser obviado por aquellos que se consideren artistas marciales o que se interesen por la defensa personal.

Shia o lucha de judo en competición

Ningún arte marcial (exceptuando al posterior Aikido [1]) se especializó como el Judo en el arte de caer de forma "correcta" en el arte de los ukemis. Incluso las Ryu o antiguas escuelas japonesas de Jiu Jitsu no se encargaban demasiado de eso, ya que todas sus técnicas eran mortales, y no se buscaba ejecutarlas de forma completa salvo en el contexto de una batalla real, so pena de resultar como mínimo gravemente herido.

La mayoría de las artes marciales se especializan en golpear ("atemis" en japonés), ya sea con la mano, con los codos, con las piernas, con los pies, con las rodillas, e incluso con la cabeza. Sin embargo, pocas se especializan en arrojar al contrario, en proyectarlo, en lanzarlo, es decir, en despegarlo del suelo o dejar que caiga sobre él. Y entre las que lo hacen, ninguna lo hace con la profundidad y la amplitud con que lo hace el Judo.

Esto implica que el Judo debió desarrollar una forma de evitar que al caer uno se haga daño, ya que de otra forma, evidentemente, las repetidas caídas repercutirían perjudicialmente en la salud de sus practicantes. El Judo no inventó la forma de caer, pero sí adaptó y perfeccionó este antiquísimo arte proveniente de las Ryu (escuelas) japonesas de Jiu Jitsu.

Contrariamente a lo que pasaba con el Jiu Jitsu y con lo que pasa actualmente con la mayoría de las artes marciales al margen del Judo [2], este (gracias a las caídas, los ukemis) puede ejecutarse cuando se practica al 100% de la intensidad, es decir, de forma totalmente realista.

Caer, por tanto, se transformó de una forma de lastimarse, de algo temido y que debe evitarse, en algo que nos permite amortiguar un golpe que de otra forma podría ser fatal, se transformó de una simple caída en un "ukemi"; es decir, en la forma de caer para evitar dañar nuestro cuerpo.

Cuando uno (tori) arroja a un compañero (uke), lo hace con la misma fuerza y de la misma manera en que arrojaría a una persona en caso de defenderse de un ataque. Pero como el compañero sabe caer, y lo hace en una superficie relativamente mullida, evita las consecuencias desagradables que tendría dicha técnica sobre el supuesto atacante.

Los ukemis, por supuesto, no sólo son útiles en la práctica del judo, sino que sirven en cualquier situación de supervivencia en la que debamos adaptar una caída en una superficie dura para no lastimarnos (cuando se pierde el equilibrio durante la práctica de otros deportes, en defensa personal, etc.).

Y esto también implica otra cuestión: para poder evitar caer al tiempo que se busca hacer caer a otro (combate de un judoka contra otro judoka) es necesario manejar y perfeccionar el equilibrio corporal. El judo por lo tanto enseña una forma nueva de desplazarse, aprovechando los desequilibrios propios y ajenos para lograr que el contrincante pierda el suyo, al tiempo que uno se mantiene dominante. Algunos llegan a afirmar que aprender Judo es sinónimo de aprender a caminar...y que antes, literalmente, no se sabía como hacerlo...podría decirse que el Judo junto con otras artes marciales perfecciona lo que hace unos cuantos miles de años nos diferencia de los primates.

Otros aspecto que distingue al Judo del resto de los deportes de combate y artes marciales es la lucha en el suelo [3]. Aunque podríamos agregar dentro de este apartado a la lucha olímpica, la lucha grecorromana, la lucha canaria o la lucha leonesa, ninguna de estas tiene tanta historia, es tan amplia y de un carácter tan técnico como lo es la práctica de newaza (técnicas de suelo) en Judo. Puede decirse que el Judo en su época moderna se ha visto influido por esta (sobre todo por la lucha grecorromana) pero si esto es cierto, no lo es menos y en mayor medida que estas se han visto influidas por el judo.

En la lucha en el suelo esta se combinan las tomas que permiten inmovilizar o retener al contrario (osaekomi waza), con estrangulaciones (shime waza) con las llaves o palancas conocidas como kantsetsu waza (técnicas aplicadas a las articulaciones o junturas), es decir, la búsqueda de formas de luxar.

Estas últimas técnicas sólo se pueden aplicar en competencias y torneos a los codos (debido a la mayor fortaleza de esta articulación en comparación con el resto) pero existen también las que se aplican al resto de las articulaciones el cuerpo, principalmente a las muñecas, dedos, rodillas y columna. El Aikido se especializa también en estas técnicas, sin embargo su práctica no es normalmente realista (aplicable a la defensa personal), sino que se ve supeditada a un ritmo propio de este arte. [4]

Por supuesto, las estrangulaciones y luxaciones también pueden aplicarse estando en pie, sin embargo el riesgo de lesión es mayor (producto del agregado de la fuerza de la gravedad) y se suele reservar sólo para algunas situaciones concretas a nivel deportivo, o exclusivamente para la defensa personal.

En resumen, el judo se distingue porque:
  • Enseña a sus practicantes a caer sin lastimarse o hacerse daño, al tiempo que evitar caer si es posible mientras que se logra que el adversario pierda el equilibrio;
  • Permite defenderse y atacar en una lucha en el suelo con eficacia;
  • Enseña a estrangular y a luxar."la búsqueda de la máxima eficacia con el mínimo esfuerzo". O, lo que es lo mismo: no oponer la fuerza contra la fuerza para lograr el objetivo buscado, sino aprovechar las fuerzas existentes para lograrlo.
Por todo esto este arte marcial se llama "ju - do" es decir, "arte" de la "flexibilidad" o "suavidad" y merecer ser practicado, o al menos tener una idea de las posibilidades que ofrece.

Como siempre, te invito a participar usando los comentarios. Al mismo tiempo, si te gustá el blog o esta entrada, recomendala usando los botones de "Twittear", "Me gusta de Facebook" y "+1 de Google".

Notas:
[1] Hay que reconocer que el Aikido perfeccionó a su manera el arte de caer, para que este sea más efectivo si uno pretende levantarse con rapidez y seguir luchando (doblando la rodilla), es decir, como arte de escapar de una luxación sin que llegue a producirse y alejarse al mismo tiempo del enemigo, y al mismo tiempo evitar un contacto mayor de la columna con el suelo. Sin embargo, en judo se busca amortiguar una caída inevitable en el lugar, de la que no hay escape rodando en el suelo o girando en el aire.
[2] El Jui Jitsu actual también hace un extendido de las caídas, la lucha en el suelo y todas las técnicas que usa el Judo. Sin embargo, no puede pensarse al Jui Jitsu moderno más que como un heredero y continuador del Judo, que existía mucho antes de que surgiera el primero. Se puede afirmar que el Jui Jitsu como arte marcial moderno surge de fusionar el Judo y el Aikido con otras artes marciales, y haciéndolo llegar al extremo en el Jui Jitsu Vale Tudo o Greece Jui Jistsu, donde en general se prescinde de la filosofía y se aplica todo el poderío a combates que muchas veces priorizan el ganar antes que la seguridad física de los participantes.
[3] Debemos aclara para los amantes del aikido, que el Judo se especializa en proyecciones y suelo, mientras que el Aikido lo hace en proyecciones a partir de luxaciones, o en escapar de estas sin resultar dañado.
[4] Con esto me refiero a que mientras que el Aikido se fundamenta en la práctica en base a ataques que son normalmente "esperados" (uno ataca de tal forma conocida, otro defiende de tal forma estipulada), el Judo se basa en el Randori, es decir, la práctica libre sin patrones fijos, donde los ataques y las defensas no están previamente determinados, y por lo tanto son más realistas. Esto incluye las luxaciones, ya que de una luxación en Judo normalmente no se escapa cayendo, sino que se "sale" de ella (se la defiende o contraataca) o se abandona cuando hay dolor.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario