Entrada destacada

Dragón del Sur Dojo

Dragón del Sur es un dojo ubicado en el pueblo de Epuyén, provincia de Chubut (Patagonia Argentina) creado como un espacio para la difusión ...

viernes, 1 de noviembre de 2013

Defensa personal contra ataques irracionales

No toda agresión o ataque físico tiene que ser un ataque con un sentido o un objetivo, lo que podríamos entender más o menos como racional o calculado para lograr algo por la fuerza. Algunas agresiones no tienen ninguna racionalidad por parte del atacante, pero desde el punto de vista de la defensa personal hay que encontrarles la lógica, sea o no racional. Sobre esto reflexionamos en este artículo.
 
Tenemos dos tipos o extremos de ladrones, los de guante blanco, y los que pasaremos a llamar los de "mano sucia".

El ladrón de guante blanco es el ladrón con clase, con una ética o un código bien establecido sobre los límites de sus acciones delictivas y el compañerismo entre "profesionales" del robo. El ladrón de guante blanco ideal es aquel que planifica un robo, estafas, secuestro, etc. y lo ejecuta con total perfección: sin ejercer violencia y sin que haya víctimas o afectados de ningún tipo, donde la única pérdida es económica para el afectado, el haber logrado el ladrón una gran cantidad de dinero. Esta acción suele ejecutarse típicamente contra una institución financiera, personas con mucho dinero, etc. con cierto espíritu digno de Robin Hood en muchos casos.

En el polo opuesto, el ladrón de mano sucia es el ladrón "vulgar". En esta caso el ladrón de mano sucia ideal no tiene moral ni ley, y (lo que es más importante) llega incluso a manifestar una actitud ajena de toda lógica, autodestructiva en muchos casos, una accionar irracional que motiva el análisis de este articulo. Esta irracionalidad puede ser consecuencia de la falta de criterio, del a ignorancia, de embriaguez en sentido amplio o simplemente de la falta de amor por su propia vida que deriva en actitudes muchas veces manifiestamente suicidas.

Cuando la ignorancia, la enfermedad mental o las drogas se combinan con la delincuencia, el resultado puede ser realmente peligroso para las víctimas, porque lo que podría esperarse como "normal" en estos casos, se trastocan totalmente, llegando los agresores a atacar o incluso a matar cuando en teoría no hay ninguna necesidad de ello.

Para entender esto, pensemos cuales son las reacciones normales racionales ante hechos delictivos, y comparémoslas con las que no lo son:

 Reacciones lógicas:
  • - Atraco: cuando a uno lo atracan, si acata las ordenes de los atacantes, estos simplemente huyen con el botín.
  • - Secuestro: en caso de secuestro, se devuelve a al/los secuestrado/s a cambio del rescate, y mientras tanto se los trate relativamente bien.
  • - Robo: al robar domicilios vacíos, lo lógico es que se lleven lo robado lo antes posible.
 Reacciones ilógicas:
  • - Atraco: se producen agresiones o incluso asesinatos de las víctimas pese a su total cooperación.
  • - Secuestro: se tortura, maltrata o asesina a los secuestrados incluso antes de poder cobrar el secuestro, o después de haberlo cobrado.
  • - Robo: se destruye las propiedades que podrían ser robadas in situ. 

Anticiparse a la irracionalidad

Quizás el único sentido de la famosa doctrina del gobierno de Bush conocida como "guerra preventiva", sea su extrapolación a los casos de defensa personal contra ataques irracionales de los que hablamos en este artículo. Uno no puede esperar reaccionar ante la irracionalidad, hay que tratar de adelantarse a su posibilidad, prevenir porque curar puede que una vez ocurrida la desgracia sea realmente imposible.

Con esto me refiero, concretamente a que en estos casos, como decía Sun Tzu, , a que "ataque es preparase para la defensa". Pongamos algunos ejemplos concretos:
  • - Atraco: amenaza de una persona claramente drogada por estimulantes con un arma blanca o de fuego. Lo normal sería cooperar esperando su retirada, en este caso habrá que cooperar esperando su ataque o que baje la guardia para dejarlo fuera de combate a ser posible.
  • - Secuestro: cuando lo normal sería, como secuestrados, pensar en esperar que las autoridades resuelvan el problema, en estos casos habrá que ver si es posible huir o incluso atacar e incapacitar a nuestros secuestradores. Muchas veces será imposible o difícil, pero siempre tendremos que tener en cuenta esta posibilidad por si se presenta.
  • - Robo: considerar dejar defensas activas en nuestra casa (trampas) en casos de robos reiterados, con destrozos, etc., no es algo descabellado ni mucho menos. Puede que la ley no esté "muy de acuerdo" con esto en algunos países...pero lo cierto es que si la propias fuerzas de seguridad no hacen nada por protegernos, sin duda tendremos que hacerlo nosotros de alguna manera.

 Algunos consejos adicionales

- La tranquilidad lo es todo en defensa personal. En la defensa contra ataques irracionales será, además, lo que nos diferencie y nos de una mayor ventaja sobre nuestro atacantes, que por definición acatarán de forma caótica y burda, aunque muy agresiva. Por lo tanto, habrá que estar atento, y buscar el momento de la reacción, confiando que reflejos entrenados serán normalmente mejores y más rápidos que reflejos embotados dirigidos sin lógica alguna.

- El ataque deberá ser contundente, ya que con suficiente droga en la sangre podríamos sorprendernos del castigo que una persona puede aguantar. Los golpes, luxaciones, etc., por lo tanto, deberán ser realmente incapacitantes, no sólo disuasorios.

- Las personas en un estado de enajenación mental por la causa que fuere, pueden no sentir dolor. Las inmovilizaciones o controles deberán ser 100% físicos, es decir, buscando la incapacidad funcional, no la supuesta reacción en función de lo que consideramos "debería" dolerle a una persona en condiciones normales.

- En el caso de uso de armas de fuego, deberá dispararse primero y avisar después. Por supuesto, esto solamente se hará en condiciones de supervivencia que justifiquen los posibles problemas legales que esto nos traerá en el futuro.

- No olvide que la ética deseable en situaciones de defensa personal puede tener que obviarse en estos casos. Si se piensa fríamente se dará cuenta que siempre será mejor tener que lidiar con cuestiones legales a posteriori, que usted o su familia tenga que ocuparse de trámites funerarios...

- Lo verdaderamente difícil será determinar cuándo esta ética de la defensa personal podrá infrigirse en caso ambiguos. Pero tenga por seguro que la mayoría de los casos de ataque irracionales son claros, usted verá claramente y sin duda alguna el riesgo y el peligro para su seguridad o la de los suyos. Aquí, entonces, lo verdaderamente importante será que haya practicado y entrenado como resolver situaciones de este tipo con técnicas y tácticas concretas, algo que deberemos aprender de uno o más maestros de artes marciales competentes.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario