Entrada destacada

Dragón del Sur Dojo

Dragón del Sur es un dojo ubicado en el pueblo de Epuyén, provincia de Chubut (Patagonia Argentina) creado como un espacio para la difusión ...

jueves, 16 de octubre de 2014

Tani otoshi: Diccionario de artes marciales

Tani otoshi : Caída (otoshi) en el vacío (tani).

Técnica de judo, perteneciente al Koshiki no Kata (Omote).
Como siempre, te invito a participar usando los comentarios. Al mismo tiempo, si te gustá el blog o esta entrada, recomendala usando los botones de "Twittear", "Me gusta de Facebook" y "+1 de Google".

miércoles, 15 de octubre de 2014

Taki otoshi: Diccionario de artes marciales

Taki otoshi : Caída (otoshi) en cascada (taki).

Técnica de judo, perteneciente al Koshiki no Kata (Omote).
Como siempre, te invito a participar usando los comentarios. Al mismo tiempo, si te gustá el blog o esta entrada, recomendala usando los botones de "Twittear", "Me gusta de Facebook" y "+1 de Google".

martes, 14 de octubre de 2014

Tai otoshi: Diccionario de artes marciales

Tai otoshi : Técnica de judo (parte de "te waza") y aikido.

Lance o arroje que consiste desplazar o aprovechar el desplazamiento del oponente, interponiendo una pierna flexionada y la cadera a su avances, para así poder volcar o dejar caer ("otoshi") su cuerpo ("tai") en el vacío.

Como siempre, te invito a participar usando los comentarios. Al mismo tiempo, si te gustá el blog o esta entrada, recomendala usando los botones de "Twittear", "Me gusta de Facebook" y "+1 de Google".

lunes, 13 de octubre de 2014

Lo marcial tradicional, lo deportivo y lo competitivo

Suele oponerse lo tradicional a lo deportivo en el ámbito de las artes marciales y, sobre todo, ante la clasificación de ciertas artes marciales modernas como deportes de combate o deportes de lucha. ¿Pero es posible tener un espíritu deportivo y/o competitivo compatible con las artes marciales tradicionales?

Durante años, participé y sigo participando en diferentes torneos y competencias de distintas artes marciales: como budoka, como profesor, como parte del equipo arbitral, como cronista y también como simple espectador. Algunas de estos encuentros fueron organizados por instituciones marciales que podríamos llamar "tradicionales". Otras, lo fueron por artes marciales "deportivizadas" (o no tradicionales), donde competir es la principal razón por la cual se entrena, el objetivo al que derivó la disciplina y por la que se organiza el evento.

En todos estos eventos vi dos tipos básicos de actitudes por parte de los participantes: está el que sale a ganarle o demostrar que sabe a los demás, "cueste lo que cueste y caiga quien caiga" (incluso el mismo y toda etiqueta marcial); y está el que sale a hacer lo mejor posible o simplemente a mostrar y compartir con otros, con humildad y más allá del resultado...suena a tópico, pero es lo mismo que decir que estas son las personas que salen "a vencerse a sí mismo" o a respetar a todos...incluso a compartir lo que saben con todo el que quiera, sin guardarse nada.

Estas dos actitudes que acabo de describir son, por supuesto, dos extremos ideales que raramente se ven "puros" en la realidad. Pero son actitudes bajo las que, de una forma u otra, se engloban todos los participantes de estos eventos marciales-deportivos. ¿Recuerdan la película karate kid?...sí, ahí se refleja de alguna forma este contraste (dramatizado, por supuesto) por poner uno de tantos ejemplos cinematográficos que podría citar.

Estas actitudes que se dan en un encuentro marcial no se limitan a los participantes activos o a los individuos únicamente. También se aplican a los grupos, equipos y al público en general, a la forma de alentar a los compañeros (con o sin respeto por los demás) o de hacer lo contrario (insultar, vilipendiar...). A la forma de participar, de compartir o de atacar a los demás. Se reflejan a su vez en la forma que tienen de comportarse los competidores, maestros, entrenadores o escuelas con el equipo arbitral, los organizadores o con otras escuelas o equipos. E incluso en la forma de ser del público en general como "colectivo" que asiste a presenciar y acompañar, en el (o la falta de) respeto a las instalaciones que utilizan, etc.

Por supuesto, las buenas normas de conducta superan totalmente el ámbito de las artes marciales y deportivas: varían de un individuo a otro, de una familia a otra y de un país o región a otra, siempre de la mano de la educación. Es decir, de lo avanzada (educada) que sea la persona o el grupo al que uno pertenezca o que lo haya educado. También pasa con la organización, escuela marcial, dojo, etc. de la que uno es miembro, un grupo o subgrupo más.

Pero al margen de estos ámbitos particulares/grupales, me pareció comprobar que, en un mismo país, puede variar enormemente la actitud de las personas (individualmente o como grupo) en un evento pensado como un complemento a la actitud marcial tradicional, comparado con uno organizado alrededor del hecho meramente deportivo, que viene a significar que todo gira en torno a querer ganar y poco más.

Un ejemplo muy gráfico que puede aclarar a lo que me refiero es el hecho de que, cuanto más "competitivo" es el evento, más irrespetuosos son los que lo protagonizan (incluyendo al público) en comparación con un evento "tradicional".

En la peor de las expresiones del aspecto competitivo sin una actitud verdaderamente deportiva de "juego limpio" ("fair play") se grita, se ensucia, se rompe, se insulta al contrario, se discuten las decisiones o se falta el respeto a los jueces y árbitros, se llega incluso a hacer trampa o a buscar la forma de superar el espíritu del reglamento al margen de su letra ("hecha la ley, hecha la trampa") y un lamentable etc. etc. que incluye hasta el robo, y que se refleja en una tensión y un estrés, en una mala onda o agresividad claramente palpable en el ambiente.

Contrariamente, cuanto más "tradicional" es el evento, las personas son, en resumen, más respetuosas de los demás. Se comparte más. Hay más confraternidad, tolerancia y apertura. La gente está más relajada y disfruta más, al margen del resultado deportivo concreto. Lo importante, se ve claramente, es el viaje, no el destino...se va a aprender, a experimentar, no simplemente a intentar ganar o demostrar.

Sin embargo, para nada creo que la competitividad sea ineludiblemente algo negativo. No obstante lo cual, soy consciente de que si no se tiene claro el aspecto positivo de competir, hacerlo puede llevarnos por un muy mal camino.

Dicho de otra forma, competir puede ser una forma de educar(nos) o de retroceder, individual, moral y socialmente hablando.

Hay que diferenciar aquí la actitud "deportiva" y la "marcial", de la actitud meramente "competitiva".

La competitividad como fin y sacada de contexto trae grandes problemas a uno mismo y a los demás: el perseguir ganar como si fuera el objetivo, a nivel educativo-laboral, político, etc. etc. Es la actitud de "pisar cabezas" con tal de llegar más arriba. La de "el fin justifica los medios". Un mal camino por el que va, hay que decirlo, el mundo en general. Y (creo profundamente) las artes marciales y los deportes deberían remar contra esta corriente, no dejarse llevar...

Una actitud marcial es claramente otra cosa de una actitud competitiva, me parece que no hace falta explicarlo aquí. Pero incluso una actitud deportiva es claramente distinta de la simplemente competitiva.

De hecho, la llamada "deportividad" persigue una actitud mucho más cercana a la visión que tienen las artes marciales tradicionales de lo que es el deporte y la competencia. Es decir, una visión del torneo como una herramienta interna para lograr algo más elevado, incluso de una herramienta no imprescindible y que, en todo caso, tiene un ciclo que se agota independientemente de las habilidades físicas, sino por elección, para luego seguir más allá.

Por eso, si en artes marciales se elige competir, para no perder el rumbo hay que tener en claro (en mi opinión) ciertas cosas.

Lo primero es que competir implica buscar ganar. No se puede disimular este hecho o decir que uno va "a competir". Uno va a competir para ganar. Sino se trataría de un juego, no de una competición...contrariamente el que, jugando, solo tiene en mente ganar, está confundiendo precisamente un juego con una competencia.

Lo segundo es saber que competir implica unas normas y ciertos encargado/s de interpretarlas y ponelas en práctica que SABEN MAS QUE NOSOTROS ya que se dedican a ello en ese momento y lugar, y nosotros nos dedicamos a competir.

A su vez, estos son seres humanos y van a equivocarse SIEMPRE. Más o menos, pero SIEMPRE. Este hecho no debe preocuparnos ni alterarnos. Debemos saber que no podemos hacer nada para cambiar y, por diversas razones, muchas veces ocurren estos (desde nuestro punto de vista al menos) "errores de juicio" de las reglas que terminan (una vez más, desde nuestro punto de vista) "perjudicándonos".

Lo tercero que hay que saber es que hay personas que compiten con nosotros. Sí, también son humanos. Debemos respetarlos y cuidarlos, no comérnoslos crudos con tal de ganar...

Lo cuarto a saber es que ganar o perder en una competencia de artes marciales (o de cualquier otra cosa) no es algo realmente importante en la vida. Llevarse un trofeo o una copa no es importante. Ser el campeón del barrio, o incluso del mundo, no es importante. No señores, NO ES IMPORTANTE. Piensen simplemente en un chico muriéndose de hambre, por ejemplo. ¿Entienden a lo que me refiero? Por eso competir incluso para un deportista no es realmente imporatle. Lo que importa es como uno viva con uno y con/por lo demás.

Está claro, igualmente, que el ganar suele ser el reflejo de un logro más o menos importante si lo sentimos así. Y está bien. Pero no es realmente lo importante. Lo importante de un arte marcial, el fin último, sea esta caratulada como "tradicional" o no, no está en la faz competitiva, en una exhibición, en una demostración, en un curso o en un seminario. Lo importante está en la actividad en sí que realizamos, que va más allá del momento puntual de la competición, de ganar, de empatar o de perder.

Marcialmente, nuestra disciplina depende de la actitud anterior, actual y posterior a cualquier evento. De una actitud de vida, de avance y retroceso continuo, no "puntual" (por "el punto", que da la victoria) sino de largo plazo, de constancia, de respeto del otro, de perseverancia. En artes marciales japonesas esto se llama "DO". No lo olvidemos.

domingo, 3 de agosto de 2014

Kenjutsu, técnicas con sable japonés (katana)

El kenjutsu puede considerarse un arte marcial originaria de Japón, aunque en realidad es el conjunto de técnicas (jutsu) del sable japonés (ken), llamado a veces genéricamente katana (o mal llamado "espada"), utilizado en diversas escuelas tradicionales de artes marciales o koryu, lo que algunos llaman "estilos".

Video demostración de kenjutsu usando bokken y shinai.

En kenjutsu se utiliza tanto la katana en sí, como diversas armas que la simulan en la práctica pero son menos letales, tales como el bokken o el shinai.

Existen, sin embargo, artes marciales japonesas que practican técnicas de ken, usando bokken, por ejemplo, pero que no dicen hacer kenjutsu, ya que lo entienden dentro del contexto de su particular arte marcial. El kendo ("camino del ken") o el aikido, junto con el iaido, son los ejemplos más claros. Este último se especializa en las ténicas de desenvaine de la katana en el contexto de un "camino" (do), y es además un arte marcial moderna (gendai budo) no una escuela antigua (aunque hay escuelas de iaido con fuertes componentes de escuelas antiguas que hacían "iaijutsu").

En cualquier caso, la raíz samurai de estas técnicas es innegable, y por eso, ya sea directa o indirectamente, hay una línea de conexión con el pasado y la tradición muy fuerte que en Japón sigue viva de la mano de la continuidad de varias escuelas tradicionales de kenjutsu que, pese a sus pocos practicantes, siguen luchando por sobrevivir.
Como siempre, te invito a participar usando los comentarios. Al mismo tiempo, si te gustá el blog o esta entrada, recomendala usando los botones de "Twittear", "Me gusta de Facebook" y "+1 de Google".

martes, 24 de junio de 2014

Defensa personal: la apariencia también cuenta

Para bien o para mal, consciente o inconscientemente, la apariencia o el aspecto que uno presente puede jugar un papel importante en una futura pelea, y la influencia que tendrá en los demás no debe desdeñarse.

Antes de poder pensar de forma racional porqué una persona nos cae bien o mal, ya nos habrá caído bien o mal...instintivamente se juzga a primera vista a la gente, y muchas veces ese juicio flota inconsciente en nuestro cerebro influyendo en nuestras acciones. La apariencia influye mucho en esto.

De acuerdo a los prejuicios (literalmente hablando, "juicio previo") que tengamos, formados por nuestra cultura y entorno social, nos rechazará o agradará el aspecto de una persona. En esto influye sobre todo la ropa, pero también la higiene, el olor, los modales, el tono y el timbre de voz, la proxemia. Todo esto debe tenerse en cuenta si tanto si pretendemos pasar desapercibidos y minimizar las posibilidades de tener que defendernos con la fuerza, como si queremos impresionar a los demás de tal forma que piensen dos veces antes de pretender atacarnos.

No es casualidad que los guardias de seguridad y porteros de boliches o discotecas (patovicas) sean muy altos, grandotes y con cara de malos. Aunque no sepan mucho de defensa personal, el sólo aspecto es una forma de defensa personal. De la misma forma, no es casualidad que un guardaespaldas lleve anteojos espejados, que un traje camuflado cause cierto "respeto", que no caiga igual de bien o mal alguien con pelo largo o corto, dependiendo de si es hombre o mujer, o si viste de punk o skin, o en qué contexto se encuentre. Tampoco es casualidad que alguien que huela a vino desde lejos cause cierta repulsión, o que ceder el asiento a una embarazada cause el efecto contrario. Y por supuesto no es casual que en muchos países se exija como requisito para ser policía el medir no menos de 1,75 metros de altura, por ejemplo.

Algunos ejemplos son evidentes, otros no tanto, pero todos dejan una huella que puede ser el principio de una situación de defensa personal, o una interesante forma de evitarla. Está en nosotros tratar de aprovechar o desaprovechar estas situaciones.

miércoles, 18 de junio de 2014

Los 5 elementos, las 10 direcciones y las 13 técnicas

El ideograma "KI" tiene mucha sabiduría encubierta, incluyendo lo que se conoce como los 5 elementos o las 10 direcciones, algo que se aplica al Tai chi, el Karate y muchas otras artes marciales. Aquí, en un video tutoria, el Maestro Andrés Congregado, 8vo Dan de Karatedo, nos explica este concepto fundamental comprendido dentro de lo que en la tradición marcial se conoce como "las 13 técnicas".


domingo, 18 de mayo de 2014

Kata con Ekubo (remo okinawense)

Video de exhibición de una kata de kobudo con ekubo (remo tradicional okinawense) por el sensei Kinjo Hideyoshi, 6to Dan Shorin Ryu. 1er Ecuentro Zen Latinoamericano (abril 2014, Bs. As., Argentina).
 

Ekubo (remo) Kobudo Kata - por Sensei Kinjo... por dojomarcial
 
El Eku o remo tradicional es un arma de las menos conocidas dentro del kobudo, de ahí lo interesante de esta exhibición marcial que espero que disfruten.
 

viernes, 2 de mayo de 2014

Demostración de Iaijutsu (Tenshin Shōden Katori Shintō-ryū Argentina)

Video donde se aprecia una demostración de técnicas de desenvaine y corte (iaijutsu) con katana (sable japonés) por la escuela Tenshin Shōden Katori Shintō-ryū, en una demostración llevada a acabo en el contexto del 1er Ecuentro Zen Latinoamericano (abril 2014, Bs. As., Argentina).


Según Wikipedia, "Tenshin Shoden Katori Shinto Ryu (天真正伝香取神道流), que transliterado significa "El verdadero método de enseñanza desde el cielo de la Escuela shintoista de Katori", es una antigua escuela tradicional de arte marcial japonés o Koryū Bujutsu. Fundada por Iizasa Ienao (飯篠 長威斎 家直 / Iizasa Chōi-sai Ienao, 1387–1488) en el pueblo de Iizasa (actualmente Takomachi, en la prefectura de Chiba), quien vivía cerca del santuario shintoista Katori. La escuela a sí misma se data del año 1447, sin embargo el año 1480 parece ser históricamente más exacto.

Popularizada en occidente por la dedicación y los artículos de Donn F. Draeger (1922–1982), está considerada por el gobierno japonés como la más distinguida de todas las tradiciones marciales japonesas. Desde el año 1960, la Escuela posee la distinción de Tesoro Cultural Intangible de Japón (Mukei Bunkazai).

 
Actualmente, el Soke es Yasusada Iizasa (飯篠 修理亮 快貞 / Iizasa Shūri-no-suke Yasusada), descendiente directo del fundador por 20ava generación. Quien no ejerce como instructor y este rol de instructor-jefe es asumido por el (Shihan) Risuke Ōtake (大竹利典 / Otake Risuke, nacido 1926). En Katori como en varios estilos de Japón, el Soke debe ser integrante de la familia fundadora, entrene o no.

La Escuela con la supervisión del Shihan Otake es practicada en diversos países del mundo, con respectivos representantes nacionales/regionales (shidosha):
  • América central y del Norte - Phil Relnick
  • Argentina - Mario Lorenzo
  • Brasil - Jorge Kishikawa
  • España - Francisco Comerón y Jacobo Rodríguez
  • Finlandia - Kai Koskinen
  • Francia - Jean Paul Blond
  • Holanda - Erik Louw
  • Inglaterra - Michael Jay y Adam Lancashire
  • Irlanda - Jeffrey Balmer
  • Italia - Luisa Raini
  • México - Daniel Masayoshi Ardila
  • Noruega y Dinamarka - Eri Kusano
  • Rusia - Stanislav Loukianov
  • Sudáfrica - Charles Louw (sin relación con el holandés mencionado anteriormente)
  • Vietnam - Malte Stokhof

Maestros

  • Soke Yasusada Iizasa
  • Shihan Risuke Ōtake"

sábado, 19 de abril de 2014

Defensa contra el arrebato como modalidad delictiva

La marginalidad que existe en la Ciudad de Buenos Aires y sus alrededores, sumada a las particularidades de un a veces pésimo servicio de transporte, hace que esté instalándose desde hace años cada vez más una modalidad delictiva de la que advertimos acá desde el punto de vista de la defensa personal.

Locomotora diesel de un tren argentino. 

Tradicionalmente en Argentina existe (y sigue existiendo) el "punga", entendiendo este como la persona que te roba sin que te des cuenta: te saca algo de la cartera, del bolsillo, del bolso de la dama o del caballero, con sutileza, casi con la habilidad de un político. Por las características de su "profesión", el punga raramente es atrapado, sobre todo, como es evidente, si es bueno en lo que hace.

Sin embargo, desde hace unos años la marginalidad ha devenido en una nueva modalidad delictiva, el "arrebato". Con "nueva" me refiero, por supuesto, en cuanto a su instauración como algo común, sobre todo en los medios de transporte argentinos. Sin ir más lejos, el que les escribe ha visto de forma directa en los últimos meses dos arrebatos de este tipo, y con anterioridad uno que terminó en la muerte del arrebatador (leer al respecto aquí)

El arrebatador es lo contrario al punga: no roba con sutileza, sino que te saca de forma violenta y rápida lo que te quiere robar y se presta inmediatamente a la fuga, confiando en la sorpresa y la velocidad de escape. Es un tipo de robo muy acorde con la marginalidad que se da en las urbes del país del tango, ya que no precisa gran habilidad, solo valor y adrenalina, algo que suelen tener las personas llevadas a la desesperación por el síndrome de abstinencia de alguna droga...es decir, los que realizan este robo "a lo bestia", suelen ser drogadictos, o personas que no necesitan una gran "formación" o "destreza" para llevarla a cabo...cuanto más decae una sociedad en su conjunto, más surgen este tipo de personas.

Sonará loco, pero lo cierto es que en una sociedad próspera, hasta los ladrones son mejores "profesionales" y se hacen cada vez más complejas sus técnicas. En cambio, en una sociedad en decadencia ocurre lo contrario.

Dos de estos arrebatos que presencié fueron en un tren, y un tercero en un colectivo (autobús). En uno el ladrón logró su objetivo y dejó a todos perplejos sin tiempo a nada (colectivo), en otro luchó y terminó muerto al caer del tren, y en el tercero fue detenido por los pasajeros y luego puesto en custodia por las autoridades en la siguiente estación.

Las notas periodísticas de cualquier diario del país confirman que este tipo de robos, sobre todo de celulares o teléfonos móviles, son de lo más habitual, principalmente en medios de transporte. En los colectivos suceden cuando estos están parados, en las terminales, y antes de que arranquen, alguien que se hace pasar por un pasajero común comete el hurto y se da a la fuga. En los trenes, aprovechando que muchos vagones de casi todos los ramales viajan con las puertas abiertas, los arrebatadores agarran violentamente lo que quieren robar, y saltan por la puerta, normalmente cuando el tren ya está cobrando velocidad.

Daré algunas normas básicas de precaución para tratar de no ser víctima de este tipo de arrebatos:

  • Si usa un celular en un medio de transporte, esté particularmente atento durante el ascenso de pasajeros, la cercanía y/o el arranque del mismo para alejarse de una estación o parada.
  • Si puede, elija un asiento lo más alejado posible de los pasillos y de las puertas del transporte en cuestión. Todos los casos que presencié se dieron sobre personas que estaban cerca de puertas y pasillos siendo, por tanto, los más fáciles de robar con un arrebato.
  • No se siente en el suelo ni esté cerca de las puertas (sobre todo si están abiertas y si el medio de transporte está parado o recién cobrando o disminuyendo la velocidad), algo lamentablemente común y a veces imposible de evitar en los transportes argentinos, debido a que se viaja pésimamente.
  • No se deje tomar por sorpresa. El arrebato raramente funciona sin el efecto sorpresa. Esté atento a las personas que lo rodean y su actitud.
  • Esté aún más atento si usted es mujer o no es particularmente fuerte, alto o "intimidante" por su tamaño, contextura física, etc. En todos los casos que presencié los ladrones robaron a mujeres, a personas débiles o distraídas.
  • No obstante lo anterior, no espere poder detectar a un arrebatador por su apariencia: todos somos gente común hasta que dejamos de serlo, no caiga en la trampa de creer que puede detectar a un ladrón por su aspecto de antemano, nada más lo hará por sus acciones, y estas tenderán (en el caso del arrebato) a tomarlo por sorpresa. El ladrón que consiguió su objetivo en el colectivo no me llamó para nada la atención, y cuando quisimos reaccionar (los pasajeros) ya había corrido 100 metros con su botín...

lunes, 7 de abril de 2014

Defensa personal dosificada

Cuando tenemos que defendernos de un ataque que no tenemos posibilidad de evitar, pero en el cual a su vez vemos podemos salir airosos con relativa facilidad, no sólo tenemos que preocuparnos de nuestra propia seguridad, sino también de la de la persona que nos ataca, aunque parezca paradójico.


En efecto, cuando uno se defiende de forma activa (contraataque, ataque) hay que saber dosificar la violencia empleada. Esto tanto por motivos morales como legales. Sin embargo, los que practican defensa personal, o un arte marcial aplicado a la defensa personal, muchas veces lo hacen utilizando principalmente técnicas que son potencialmente mortales o gravemente incapacitantes.

Una defensa personal realista, por tanto, tiene que prever simulacros de situaciones en las que se sepa como reducir a un atacante teniendo en cuenta el daño que se le vaya a hacer a dicho atacante, y el objetivo perseguido por la defensa (huir, deternerlo, defenderse de otros o a otros, etc.). Es decir, sabiendo dosificar la defensa para poder dañar más o menos dependiendo de la situación. Dicho metafóricamente: no podemos usar un cañón para matar una mosca, ni una gomera para derribar a un elefante...y además, puede que no queramos ni siquiera matar a una mosca (aunque podamos hacerlo) y que solo queramos asustar al elefante (porque no podemos hacer otra cosa...).

Así, el repertorio de técnicas de ataque y defensa cuerpo a cuerpo para situaciones de defensa personal tiene que ser suficientemente amplio. Pero me atrevo a decir que debe priorizar más las técnicas que no son gravemente incapacitantes en lugar de las que sí lo son, y dejar casi totalmente de lado la práctica de técnicas mortales que (salvo que cumplamos tareas como parte de fuerzas de seguridad, militares, policiales, etc.) raramente tendremos que usar. Porque recordemos que la defensa personal es eso, defensa, no venganza o ataque o una excusa para practicar artes marciales por la calle.

viernes, 21 de marzo de 2014

Defensa personal ante armas blancas: algunos fundamentos

Lamentablemente, se está haciendo cada vez más popular el uso de armas blancas de todo tipo para llevar como "souvenir" en la calle. Me refiero a navajas y cuchillos de diversos tamaños y diámetros, preparados muchos de forma tan que pese a no ocupar mucho al ser retráctiles, pueden descargar puñaladas mortales debido a su forma, canalizaciones, filo, serrado, etc.


Defenderse contra una cuchillada no es, en teoría, más difícil que hacerlo ante un empujón o un golpe. El factor que lo hace totalmente diferente en la práctica es que las consecuencias de recibirla pueden ser fatales, mortales...y así, pueden pasar dos cosas:
  • Si sabemos que nos enfrentamos a alguien que tiene un cuchillo, el miedo puede hacernos reaccionar de forma inadecuada, paralizándonos, por ejemplo (pánico).
  • No ver el arma hasta que es tarde, y no reaccionar adecuadamente porque pensamos que va a ser un simple empujón o golpe.
Un ejemplo de lo que puede ocurrir si no se está atento al contexto: el que recibe el navajazo no debería haber increpado a esa distancia a un desconocido, máxime si mantiene la mano oculta. Su reacción fue a la vez lenta e inadecuada. Las consecuencias, fatales para el agredido.

    Por eso, en situaciones potencialmente problemáticas que pueden surgir en supervivencia urbana (zonas peligrosas, intimidaciones por parte de personas desconocidas, etc.) lo principal es estar muy atento para reaccionar si no vemos las manos del atacante, o las mantiene ocultas; y reaccionar tranquila pero contundentemente si el ataque con el arma blanca es inminente.

    En este último caso, debe tenerse particular cuidado en algunos aspectos:
    • Priorizar la esquiva al bloqueo, y acompañarla con bloqueos seguros (a dos manos).
    • Si realizamos agarres, hacerlo solamente si estamos totalmente seguros de que no implicarán un corte por parte del atacante (por ejemplo, al agarrar la muñeca de la mano que sostiene el arma sin haberla inmovilizado o antes de desarmarlo sería un potencial error).
    • Dar una respuesta proporcional al ataque, ataque que probablemente nos podría haber costado la vida. Lo cual implica actuar en el sentido contrario al movimiento natural de la articulación y, por ejemplo, romper el brazo (muñeca, codo) del atacante, inmovilizarlo o neutralizarlo de forma efectiva, etc..
    • Tener mucho cuidado al manipular el arma una vez reducido el atacante, pero no olvidarnos nunca de que desarmarlo o incapacitarlo para que no vuelva a contraatacar cuando decidimos abandonar la zona. Esto último no es negociable.

    viernes, 7 de marzo de 2014

    ¿Vamos a practicar o a entrenar?

    En castellano la diferencia entre "entrenar" y "practicar" es sutil, pero en artes marciales japonesas es importante y hay que tenerla en cuenta.


    Personalmente nunca me gustó decir "voy a entrenar" al ir a hacer aikido, judo o karate siempre pensé que lo más correcto era decir "ir a practicar", ya que entrenar implica para mi una repetición de ejercicio físicos con el objetivo de mejorar el rendimiento deportivo, mientras que las artes marciales no son eso según entiendo, son algo más...ese algo más implica cada día incorporar nuevos movimientos, nuevas "trazas neuronales", gracias a movimientos que no dominamos y que pasamos de a poco a constituir en reflejos propios, de pensarlos a no pensarlos. Si cada día repitiéramos nada más lo que sabemos y nos quedáramos en eso, ahí sí estaríamos entrenando como en un deporte más y no practicando una disciplina marcial.

    Esto no quita, por supuesto, que entrenar es una forma deportiva totalmente válida de encarar incluso las artes marciales, entendidas en ese caso como deportes de combate o como una mera disciplina física. Pero, insisto, las artes marciales, tradicionalmente, son algo más.

    Después me enteré que no estaba tan errado con esta distinción que hacía en mi mente y al hablar, porque a nivel tradicional japonés (de donde surgen las artes marciales que practico) se piensa más o menos igual.

    Los propios japoneses marcan claramente la diferencia entre "Reshu" (entrenar) y "Keiko" (practicar). La diferencia para ellos no es tan sutil como con los términos en español, sino que, por el contrario, implica en el primer caso una preparación exclusivamente física, mientra que en el segundo caso hace referencia a una preparación mucho más amplia que involucra al espíritu o la mente toda, en comunión, por supuesto, con el cuerpo. De ahí que uno pueda hacer "keiko" no solamente en "budo", sino en otras disciplinas "zen" como la de la del arte de la ceremonia del té o el arte de los arreglos florales.

    No olvidemos esto al ir a practicar al dojo, y si somos consecuentes, avanzaremos en todos los planos de existencia, no solo en el del rendimiento físico.

    miércoles, 5 de marzo de 2014

    ¿Qué hacer si un tipo drogado y borracho entra en tu piscina?

    Parece una pregunta ridícula, ¿no? Y no hay duda que lo es. Pero lo gracioso es que esta pregunta describe una situación real de defensa personal que he vivido, y demuestra algunas cosas sobre lo inútil que resulta practicar una defensa personal basada en tácticas y técnicas rígidas y repetitivas.


    Hay algunos instructores y maestros que dicen enseñar defensa personal, que creen que es suficiente con practicar técnicas de artes marciales para ser un experto en defender a uno mismo y a los suyos. Sin embargo, olvidan que las situaciones reales no sólo son potencialmente "casi" infinitas, sino que además (y sobre todo) no serán nunca como uno las imagina o las espera. Esto puede ser positivo ("fue más fácil de lo que pensaba que podría haber sido defenderme...") pero también, y gracias a las leyes de Murphy, en la mayoría de los casos será negativo ("nunca me imaginé que me pasaría algo así...").

    Volviendo a la pregunta que da título a este artículo, les cuento que en un caso así hay que evaluar al supuesto borracho, y ver si además de estar drogado por el alcohol y llevar un porro en la mano (tal como ocurrió en este caso real que les contamos), no es además una persona peligrosa por tener algún arma blanca o arma de fuego oculta. Una persona que salta la valla o reja de 2 metros que cerca una piscina privada, y que está lo suficientemente drogada como para ducharse calzado y vestido, y con un porro en la mano, y luego sin más tirarse a una pileta, frente a la gente que estaba bañándose y al propio socorrista (los cuales realmente se quedaron sorprendidos por lo bizarro de la situación), una parsona así, evidentemente, puede no estar en sus cabales, ya sea por la ebriedad o porque simplemente es un idiota...pero los idiotas, no olvidemos, también pueden ser peligrosos.

    Lo primero es mantener una distancia adecuada, es decir, no estar a menos de dos metros de esta persona. Lo segundo, y si se es el responsable de la seguridad (socorrista en este caso) prevenir a la gente de lo mismo. Lo tercero, hablarle a esta persona, y exigirle que se retire. En este caso, la persona lo hizo...pero luego de que se amenazara con que se llamaría a la policía, ya que una de las bañistas se puso un poco histérica y se trenzó con este joven en una batalla de insultos que podrían haber terminado mal...

    Eso nos lleva a un cuarto y muy importante punto: nunca debe provocarse una pelea si se puede evitar. Esto significa que no debe provocarse ni siquiera verbalmente a una persona que sabemos está desequilibrada. Máxime si, como en este caso (luego se comprobó) esta persona estaba en compañía de otras...y estas otras podían ser tan tontas (o peligrosas) como él y apoyarlo, ya sea verbalmente o con violencia...

    Las situaciones en que puede darse el caso de tener que defenderse (como esta) son imposibles de predecir. Pero la práctica variada e imaginativa, además de las situaciones reales que se vayan viviendo (también como esta), nos darán la experiencia necesaria para sentirnos, sino confiados (en defensa personal la confianza absoluta no es buena), al menos seguros de nuestras capacidades ante una emergencia o un ataque, y así estar lo mejor preparados posible psíquicamente para repelerlo (la preparación física y técnica, ya sabemos, es otra historia), siempre que, por supuesto, la realidad y nuestra suerte lo permitan.

    miércoles, 26 de febrero de 2014

    Dojo kun - La moral del dojo

    El Dojo kun es una costumbre de los dojos de karatedo y otras artes marciales modernas japonesas, que se mantiene todavía en muchos, pero que lamentablemente se perdió quizás en la mayoría de ellos a lo largo del mundo.


    El dojo kun son originalmente las normas, reglas o preceptos del dojo que pueden figurar colgadas en una lista en una de las paredes del mismo, y/o que también se recitan antes o después de comenzar la práctica, durante el saludo inicial y/o final. Estas normas van más allá de las normas básicas de etiqueta (reishiki) de todo dojo, apuntando a recalcar el carácter moral que se espera de los practicantes del arte marcial en cuestión, para progresar en la práctica y en el do que implica su vida al margen del dojo. Dichos preceptos derivan de forma indirecta del espíritu del bushido o código del samurai y, por tanto, de la razón de ser de las artes marciales antiguas.

    En un dojo de judo o aikido es raro ya encontrar que se recite el "dojo kun", y aunque puede ser más fácil encontrarlo escrito colgado en alguna pared, no es actualmente para nada lo normal. En karatedo, el dojo kun se mantiene algo más todavía en aquellas escuelas que no apuntan tanto al karate deportivo. Esto es, por supuesto, mi modesta percepción personal basada en mi experiencia en dojos de estas artes en diversos países.

    En karate do, las más conocidas de estas reglas son las "niju kun", literalmente "veinte reglas", dictadas por el maestro de karate Gichin Funakoshi a finales del siglo XIX, seguidas en una u otra variante por practicantes del estilo Shotokan principalmente, por ser Funakoshi el maestro creador de este estilo.

    Tomemos como ejemplo el dojo kun que repetimos en el dojo donde practico el estilo de karate Shito Ryu:

    • Ser modesto en mis palabras y acciones
    • Ser moderado y cortés.
    • Ser recto y tener un fuerte sentido de justicia.
    • Respetar a los demás.
    • Karatedo es un tiempo perpetuo de estudio.

    El niju kun del maestro Funakoshi es:
    1. El Karate-dō comienza y termina con el rei.
    2. No hay primer ataque en karate.
    3. El karateca debe seguir el camino de la justicia.
    4. Primero conócete a ti mismo, después conoce a los demás.
    5. Anteponga el espíritu a la técnica.
    6. Prepárate para liberar y cultivar la mente.
    7. Los accidentes provienen de la falta de atención.
    8. No piense que el karate se practica solo en el dojo.
    9. La práctica de karate es para toda la vida.
    10. Transforme todo en karate, que es donde está la belleza exquisita.
    11. El karate, como agua caliente, volverá al agua fresca original si no lo entrena constantemente.
    12. No tenga pensamientos de ganar. Los pensamientos de no perder son necesarios.
    13. Cambie en consonancia con su oponente.
    14. El secreto del combate reside en el arte de dirigirlo.
    15. Piensa que los brazos y las piernas son como espadas.
    16. Cuando franqueas el umbral de tu casa, un millón de enemigos te esperan (es tu comportamiento lo que invita a tener problemas con ellos).
    17. El principiante necesita de kamae, después debe buscar shizen tai.
    18. Busca la kata correcta, pero el combate real es otra cosa.
    19. No olvide la intensidad alta y baja de la energía; extensión y retracción del cuerpo; el ritmo alto y bajo de la técnica.
    20. Piense en las maneras en que puede aplicar estos preceptos todos los días.
    Creo que es importante mantener este y otros dojo kun bien precentes, porque nos guiarán intelectualmente para conseguir lo que buscamos al practicar artes marciales, en todos los planos de la vida.

    Saludos a todos y gracias por leer!

    lunes, 17 de febrero de 2014

    Bokuto: Diccionario de artes marciales

    Bokuto : Sinónimo de Bokken.

    Como siempre, te invito a participar usando los comentarios. Al mismo tiempo, si te gustá el blog o esta entrada, recomendala usando los botones de "Twittear", "Me gusta de Facebook" y "+1 de Google".

    domingo, 16 de febrero de 2014

    Kosa uke

    Kosa uke : Ver Juji uke.

    Como siempre, te invito a participar usando los comentarios. Al mismo tiempo, si te gustá el blog o esta entrada, recomendala usando los botones de "Twittear", "Me gusta de Facebook" y "+1 de Google".

    Juji shime: Diccionario de artes marciales

    Juji shime : Transliteración del japonés que significa literalmente "estrangulación" (shime) en "cruz" (yuyi).

    Grupo de técnicas o llaves de judo que incluye a nami juji shime, kata juji shime y giaku juji shime. También puede transliterarse como "yuyi shime".
    Como siempre, te invito a participar usando los comentarios. Al mismo tiempo, si te gustá el blog o esta entrada, recomendala usando los botones de "Twittear", "Me gusta de Facebook" y "+1 de Google".

    miércoles, 12 de febrero de 2014

    ¿Están las artes marciales en decadencia?

    Es cierto que es difícil establecer cuando un arte o una ciencia está en decadencia...en el caso de las artes marciales me atrevo a afirmar que sucede así debido a lo que nos muestran dos factores que considero hechos clave de los que habo aquí, y que percibo al moverme por de ámbito y a convivir con gente del mismo.

    Inmovilización e intento de estrangulación con las piernas en triángulo
    (san kaku jime) en un torneo de judo.

    Estos factores son:

    A - Al margen de las modas pasajeras, mi sensación es que el número de practicantes de artes marciales ha disminuido (al menos los que las practican con asiduidad y por motivos no relacionados con una profesión que se lo exija). Esto a nivel mundial, e incluso sin tener en cuenta la cantidad de población (o sea, debería haber más practicantes solamente por el hecho de que aumentó la población en el mundo).

    B - Salvo algunas excepciones puntales, en promedio el número de competidores en torneos o competencias y exhibiciones de casi todas las artes marciales (sean consideradas deportes o no) también es menor.

    Lo segundo casi con seguridad es consecuencia de lo primero, ya que siempre los practicantes de artes marciales que se dedican a competir más o menos frecuentemente, son menos que los que sólo aprenden o entrenan de forma recreativa. Es evidente que si hay menos practicantes por tanto habrá menos competidores.

    A su vez, el que haya menos competidores implica que para llegar a ser campeón en un peso dado, se necesita menos esfuerzo (menos combates) que cuando el número de participantes en un torneo es mayor.

    Suponga entonces por un momento que mi análisis es cierto. Volvamos entonces a la pregunta que motiva este post: ¿están las artes marciales en decadencia?

    Creo firmemente que esto no es algo que pueda explicarse dentro del ámbito marcial exclusivamente, sino todo lo contrario: las artes marciales, los deportes de combate o los deportes de lucha están en decadencia por ciertas razones muy simples, a mi modo de ver, pero principalmente por las dos siguientes:

    1) - A la gente, en general, no le gusta esforzarse para lograr algo: prefiere lo fácil. El espíritu de sacrificio cada vez es menor. La cultura del "ganarse el pan con el sudor de la frente" no está precisamente de moda.

    2) - Oriente está en decadencia, o avasallado culturalmente por occidente. Esto incluye a la filosofía oriental (salvo el "resurgir" descafeinado de la new age y similares), de las que se nutren la mayoría de las artes marciales, o la que nutren las artes marciales, ya que en muchos casos es (o era) un circulo que retroalimenta ambas disciplinas .

    3) - Relacionado con los dos puntos anteriores:

    3.1) - Cada vez se tiene menos paciencia: se prefieren los resultados rápidos.

    3.2) - Cada vez importan menos las habilidades no visibles: se prefiere la búsqueda de los títulos y el currículo por un lado; y la "belleza" o la "estética" mal entendida (musculación, cuerpo, gimnasio), por el otro.

    Pasaré a hablar en detalle de cada uno de los puntos anteriores.

    1) - Sobre la "apatía" (podríamos denominar) y el "ritmo de ciudad" que envuelve en general a la generación actual (jóvenes y "adultos", siempre hay excepciones, por suerte). Es innegable que desde siempre el ser humano tiende hacia la comodidad, lo cual es totalmente loable y (en cualquier caso) inevitable. Pero esto no significa que olvidemos que las victorias más sabrosas son aquellas que implicaron un esfuerzo, una dedicación, que a la que no cualquiera puede acceder. Precisamente por eso: porque implica un esfuerzo, implica un sufrimiento mayor al normal, no tenemos que olvidar que también la recompensa puede ser (aunque no siempre) mayor de lo normal, única, exclusiva, especial, algo que no está al alcance de cualquiera en definitiva.

    Pero esta tendencia al sedentarismo mal entendida y vivida, podemos es más patente actualmente porque, a diferencia de lo que ocurría antes, esto se manifiesta incluso dentro del propio tatami, dependiendo el caso.

    Muchas veces, por ejemplo, se ve que chicos fueron mandados a practicar o entrenar por sus padres con el único objetivo de "llegar a cinturón negro", sin importarles muchas veces el "pequeño detalle" de que su hijo se da cuenta de que el arte marcial que está practicando no le gusta, o simplemente no es algo para lo que él esté hecho (no todos nacemos para practicar cualquier cosa, es bien sabido).

    Los padres, en este caso, son los responsables directos de que su hijo no preste atención al profesor o al maestro en la clase del un arte marcial. Pero muchas veces no son los únicos responsables, el propio profesor o maestro está implicado en esta "culpa", y para entender esto aquí tenemos que hablar (cuando no) del dinero y la política, dos cosas que son prácticamente sinónimas...

    Cuando un profesor tiene un gimnasio muchas veces (aunque por supuesto no siempre) su prioridad es mantenerse con lo que gane en ese gimnasio, lo cual es un hecho totalmente licito y entendible. Sin embargo, la necesidad de conservar a sus alumnos (clientes) hace que en muchos casos el profesor "omita" el decirle a los padres de un chico, claramente, que a su hijo NO LE INTERESA practicar el arte marcial en cuestión. Esto último es, ya sí, algo NO totalmente lícito y entendible (moralmente hablando al menos).

    Ya lo dijo Jigoro Kano (creador del Judo): "El Judo no debe ser revestido con una etiqueta nacional, racial, política, personal, sectaria.". Y por algo lo dijo, no la historia demuestra que no se equivocaba. Inevitablemente, el judo como casi toda arte marcial que fue adoptada por occidente, se vio a largo plazo, luego de la muerte de Kano, implicado en política (y dinero) a tal punto que se perjudica a veces a sí mismo... los resultados de esto están a la vista...: las artes marciales están en decadencia.

    Vemos entonces que la política se mezcla con la decadencia, con el dinero y con el sedentarismo. Y vemos también que esto lamentablemente no es un problema que afecte exclusivamente a las artes marciales, sino que también se ve en la falta de practicantes de deportes o disciplinas verdaderamente duras como el montañismo de expedición.

    No es casualidad que el nombre de casi todas las artes marciales japonesas modernas (y algunas no japonesas) contenga la sílaba o el idiograma "DO". "DO" significa camino o doctrina, y como tal no puede más que implicar un esfuerzo continuado en una misma dirección para lograr algo: los resultados instantáneos están totalmente al margen de las artes marciales, y quizás por eso las artes marciales están quedando al margen de una época que busca resultados inmediatos como es la actual.

    En definitiva, se ha olvidado o no se quiere ya aceptar que, tal como nos enseña una vez más una de las máximas de Jigoro Kano "El fracaso en la competición y en el entrenamiento, no debe ser motivo de desaliento o aflicción, pero es señal de la necesidad de una mayor práctica y de esfuerzos mas continuos".

    2) - Sobre la decadencia de oriente culturalmente hablando, poco puedo decir como artista marcial más que lo que ya he dicho.

    Pero hay algo que es necesario recalcar: las artes marciales inundaban todo el sistema educativo oriental, y aunque incluso hoy en gran medida se mantienen estas tradiciones más que en occidente (donde nunca se llegó a implantar del todo), ya no sucede en algunos casos tan estrictamente como sería deseable.

    Las artes marciales, "modificadas" en o por occidente, retornaron a oriente con ciertas mejoras técnicas en muchos casos, pero (sobre todo) con la decadencias a nivel filosófico y educativo que implica la "competitividad" mal entendida (ganar es el objetivo final) y el "propietariado" (todo tiene un dueño, todo es venido o comprado) que caracteriza a la civilización occidental contemporánea.

    Si un arte marcial no se entiende como una forma de educar a una persona, una forma de autoeducación o (mejor dicho) de autodisciplina, no se logrará nunca que las artes marciales se perpetúen, sino todo lo contrario, lo que ocurre hoy: que involucionen. Que se pierdan en meras prácticas aisladas como un divertimento más, desprovisto de una filosofía o de una razón de ser. Por algo Jigoro Kano dijo: "El valor de una cosa depende de la forma en que se aborda mentalmente, y no de la cosa en sí misma."

    Las artes marciales no se ven ya (en general) como una forma de vida, sino como un simple "pasatiempo" más de una sociedad ociosa, aburguesada, como es en general la sociedad occidental u occidentalizada, aculturizada del oriente actual. En general las artes marciales se deportivizaron, y este es el lamentable efecto secundario (aunque para nada necesario, dpeende del maestro y del alumno). Se me antoja llamarlo el síndrome de "ver los juegos olímpicos por televisión tirado sobre un cómodo sillón, pese a que nunca he practicado deporte" o el síndrome de "práctico deporte porque voy al gimnasio ha hacer sociales".

    O también, se entienden como una forma de matar, atacar o defenderse simplemente. Una "forma de combate" no un arte marcial. Se ha olvidado que las artes marciales forman "artistas", no "combatientes". Para esto último existen las carreras militares. En las épocas de las armas de fuego "populares" y disponibles para cualquiera, poco sentido tiene dedicarse a las artes marciales para atacar o defenderse solamente.

    3.1 - Las clases no suelen durar tanto tiempo como duraban antes. Ahora, a nivel amateur, practicar una sola hora tres veces por semana, donde se incluye la parte física, suele ser lo usual. Anteriormente al menos se entrenaba físicamente una hora más por día, y solía agregarse incluso algunas horas más por semana (dependiendo el caso y en promedio, por supuesto).

    El que las artes marciales no se puedan aprender "de la noche a la mañana" exaspera a los occidentales desde hace mucho. La prueba lo constituye el que tradicionalmente en oriente no existían más que los cinturones blanco y el negro. Se llegaba a cinturón negro simplemente cuando el blanco estaba lo suficientemente sucio. Así la experiencia y el rango jerárquico eran verdaderamente proporcionales al esfuerzo y las "caídas" (en judo literalmente) de los practicantes. No, a nadie se le ocurría ensuciar a propósito el cinturón, no pensaban tan ruinmente como lo hacemos ahora, se regían por otras normas, los motivaban otros fines, ni mejores ni peores, sólo moralmente distintos.

    No es casualidad el que en la sociedad occidental u occidentalizada esto se de dentro de un ritmo social frenético e imparable, donde hay que llegar al trabajo a una hora determinada, donde se tiene que tener la computadora más rápida pese a que no es en realidad necesario, donde se tiene toda la vida estipulada y programada en función del reloj y no hay tiempo para perder.

    3.2) - Conozco gente que realiza un cursos de perfeccionamiento en artes marciales con el único objetivo de mejorar su currículum vitae, y no son pocos... Usted, aunque no practique ninguna arte marcial, coincidirá conmigo en actualmente se persiguen los títulos y diplomas mucho más que antes. Y no como una consecuencia lógica del saber adquirido, que demuestre y confirme lo que aprendimos, sino como un fin en sí mismo, ya que de ello dependerá conseguir un trabajo, ganar más dinero, y "mejorar la vida" (sólo materialmente hablando) para el común de la gente. Las artes marciales no han quedado ajenas de esta carrera por las "buenas referencias": policías, bomberos, agentes de seguridad, etc. mejoran su curriculum cuando se menciona que son cinturones negros de esto o aquello.

    Si combinamos esta necesidad de demostrar lo que sabemos con un papel para conseguir un trabajo (y no con un examen, como debería ser) con el afán de lucro y poder que existe en las federaciones de artes marciales al mezclarse estas con política, las consecuencias negativas son evidentes:

    - Muchos "saben" (léase, están titulados o matriculados para ejercer) artes marciales, porque han pagado lo suficiente y han aprobado los cursos de forma lamentable, ya que los requisitos para lograr titulaciones son cada vez más inversamente proporcionales al precio que se paga por ellas. Estos muchos no han alcanzado el contenido real, la riqueza interior que uno reconoce al dominar en alguna medida un arte marcial, sólo poseen el traje y el cinturón.

    - Al mismo tiempo, muy pocos SABEN (léase, son artistas marciales y/o profesores que dominen el arte marcial en cuestión tal como acredita su título) ya que pocos se esfuerzan por algo más que por el título. Es decir, ven el título como una consecuencia de lo que saben, y no a la inversa, tal como entiendo debe ser.

    Pero la búsqueda de apariencias vacías no se limita a perseguir títulos, diplomas y acreditaciones que no reflejen la realidad de lo que se sabe, sino también a una mejoramiento de lo que llamo "estética mal entendida".

    Existe un "culto al cuerpo". Debemos vernos "lindos", y con aspecto saludable. No importa si para ello debamos usar toneladas de cosméticos, broncearnos artificialmente, tomar anabólicos o realizarnos cirugías estéticas a gran escala.

    Como la practica de artes marciales no nos hace necesariamente más lindos de lo que somos, aunque seguramente sí más saludables, esto aleja a posibles candidatos. Mucha gente preferirá verse en el espejo de un gimnasio mientras levanta pesas, antes que aprender a realizar una lucha o un kata, pensado que con lo primero persiguen una mejora estética mucho más segura y rápida, cuando en realidad la estética bien entendida está en el kata, o en el dominio del cuerpo y los músculos al realizar un combate; en la forma de desplazarse y de controlarse que se logra al practicar un arte marcial con sacrificio y dedicación (es decir, la única forma posible de practicarla EN SERIO). Por supuesto, el ir a un gimnasio es algo complementos válido, ya que en algunos casos son lugares para la práctica de disciplina tan respetables como el fisicoculturismo, pero en general no puede decirse (como me ha tocado escuchar) "yo hago deporte", y tras preguntarle qué deporte practicaba decirme "voy al gimnasio". Porque, dicho sea de paso, los gimnasios son consecuencias de una forma de vida social, de la búsqueda de la sociabilidad (y de la estética, como ya dije) mientras se realiza ejercicios. La prueba de ello es muy simple: salvo contadas excepciones, prácticamente todo lo que se hace en un gimnasio se puede hacer en nuestra propia casa o saliendo a un parque, y sin pagar por ello un centavo o, si se quiere, invirtiendo mucho menos de lo que se gasta en un par de meses de cuota en una o dos máquinas para realizar ejercicios.

    De la misma forma en que muchos prefieren verse bien antes que estar bien, muchos prefieren consumir edulcorante a limitarse en el consumo de azúcar, tomar jugos artificiales a naturales, o comer comida precocinada a cocinárselas ellos mismos. Todo para "hacerlo más fácil", o por no "perder tiempo" en hacerlo, o "gastar más dinero", por poner solo algunos ejemplos con sus respectivas excusas.

    Por último, no podemos negar que hay algunas cuestiones que siempre, de forma crónica, han contribuido a que las artes marciales no sean del todo populares, lo cual no está mal, ya que tradicionalmente ha equiparado a un "cinturón negro" con algo tan difícil de conseguir en otros ámbitos educativos como puede ser un doctorado universitario. Estas cuestiones que distinguen a las artes marciales son:

    a - En las artes marciales en principio hay que aprender a obedecer para aprender, y a casi nadie le gusta acatar ordenes: se prefiere mandar

    b - Las artes marciales se suelen relacionar exclusivamente de forma errónea con el uso de la violencia. Parece "sonar" siempre con más fuerza la palabra "marcial" que la palabra "arte".

    c - No todas las persona disponen de la capacidad psicomotora como para avanzar en el aprendizaje de un arte marcial...o de la paciencia que lo compense.

    d - No todas las personas disponen del tiempo y/o el dinero necesario para practicar artes marciales...o quieren invertir en ello (no es "negocio").

    e - No todas las personas tiene el valor de animarse a todo lo anterior...quizás el factor fundamental.

    Sin embargo, pese a lo dicho hasta ahora sobre la actual decadencia de las artes marciales, podría objetárseme con razón que sigue habiendo practicantes de judo, kung fu, karate, taikowndo, kendo, sipalki, capoeira, aikido, y de todas las artes marciales y deportes de combate, tan buenos como en todas la historia de las artes marciales ha habido. Eso es indudable, y demuestra que una institución puede estar en decadencia, pero esto no significa que lo esté lo principal, lo que sigue determinado la excelencia en la práctica de un arte corporal: el esfuerzo personal e intransferible del artista marcial que las practica.

    Al menos desde este blog luchamos día a día para que las artes marciales vuelvan a una época de oro...¿lo lograremos? Depende de todos seguir adelante, más no puedo decir :-) Gracias por llegar a leer todo, comenten!!

    martes, 11 de febrero de 2014

    Juji uke: Diccionario de artes marciales

    Juji uke : Transliteración del japonés que significa literalmente "defensa" (uke) en "cruz" (juji).

    Técnica de karate que implica una defensa con las dos manos en cruz y las palmas abiertas o cerradas. También llamada "kosa uke". También puede transliterarse como "Yuyi uke".
    Como siempre, te invito a participar usando los comentarios. Al mismo tiempo, si te gustá el blog o esta entrada, recomendala usando los botones de "Twittear", "Me gusta de Facebook" y "+1 de Google".

    Morote seoi nage: Diccionario de artes marciales

    Morote seoi nage : Del japonés, proyeccción o lanze ("nage") de judo realizada por encima del hombro o cargando sobre la espalda ("seoi") con un agarre con las dos manos ("morote").
    Como siempre, te invito a participar usando los comentarios. Al mismo tiempo, si te gustá el blog o esta entrada, recomendala usando los botones de "Twittear", "Me gusta de Facebook" y "+1 de Google".

    lunes, 10 de febrero de 2014

    Mune: Diccionario de artes marciales

    Mune : Dorso de una katana, lado opuesto al filo.
    Como siempre, te invito a participar usando los comentarios. Al mismo tiempo, si te gustá el blog o esta entrada, recomendala usando los botones de "Twittear", "Me gusta de Facebook" y "+1 de Google".

    Yokote: Diccionario de artes marciales

    Yokote : Línea que divide el "kisakki" del "ha" de una katana.
    Como siempre, te invito a participar usando los comentarios. Al mismo tiempo, si te gustá el blog o esta entrada, recomendala usando los botones de "Twittear", "Me gusta de Facebook" y "+1 de Google".

    Ha: Diccionario de artes marciales

    Ha : Filo de una katana que va desde el "ha" hasta la empuñadura.
    Como siempre, te invito a participar usando los comentarios. Al mismo tiempo, si te gustá el blog o esta entrada, recomendala usando los botones de "Twittear", "Me gusta de Facebook" y "+1 de Google".

    Kisakki: Diccionario de artes marciales

    Kisakki : Punta de una katana.
    Como siempre, te invito a participar usando los comentarios. Al mismo tiempo, si te gustá el blog o esta entrada, recomendala usando los botones de "Twittear", "Me gusta de Facebook" y "+1 de Google".

    miércoles, 5 de febrero de 2014

    Utsuri: Diccionario de artes marciales

    Utsuri : Transliteración del japonés que significa "desplazar" o "cambiar".
    Como siempre, te invito a participar usando los comentarios. Al mismo tiempo, si te gustá el blog o esta entrada, recomendala usando los botones de "Twittear", "Me gusta de Facebook" y "+1 de Google".

    Uki: Diccionario de artes marciales

    Uki : Transliteración del japonés que significa literalmente "pequeño".
    Como siempre, te invito a participar usando los comentarios. Al mismo tiempo, si te gustá el blog o esta entrada, recomendala usando los botones de "Twittear", "Me gusta de Facebook" y "+1 de Google".

    O: Diccionario de artes marciales

    O: Transliteración del japonés que significa literalmente "grande", "gran", "ancho" o "mayor".
    Como siempre, te invito a participar usando los comentarios. Al mismo tiempo, si te gustá el blog o esta entrada, recomendala usando los botones de "Twittear", "Me gusta de Facebook" y "+1 de Google".

    O goshi: Diccionario de artes marciales

    O goshi : Gran ("o") cadera ("goshi"), técnica de judo del grupo Koshi waza.

    Consiste en proyectar al oponente "metiendo" o interponiendo toda o gran parte de la cadera bajo su cadera.
    Como siempre, te invito a participar usando los comentarios. Al mismo tiempo, si te gustá el blog o esta entrada, recomendala usando los botones de "Twittear", "Me gusta de Facebook" y "+1 de Google".

    Uki goshi: Diccionario de artes marciales

    Uki goshi : Pequeña ("uki") cadera ("goshi"), técnica de judo del grupo Koshi waza.

    Consiste en proyectar al oponente "metiendo" o interponiendo solo parte de la cadera bajo su cadera.
    Como siempre, te invito a participar usando los comentarios. Al mismo tiempo, si te gustá el blog o esta entrada, recomendala usando los botones de "Twittear", "Me gusta de Facebook" y "+1 de Google".

    Utsuri goshi: Diccionario de artes marciales

    Utsuri goshi : Cambiar (utsuri) la cadera (goshi). Del japonés, técnica de judo del grupo koshi waza.

    Técnica de judo que consiste en cortar una entra de lance del oponente de frente, elevándolo (de forma similar a cómo se hace en Ura nage) y luego cambiando la cadera para cargarlo sobre la misma, y así proyectarlo de forma similar a como se hace en O goshi.
    Como siempre, te invito a participar usando los comentarios. Al mismo tiempo, si te gustá el blog o esta entrada, recomendala usando los botones de "Twittear", "Me gusta de Facebook" y "+1 de Google".

    martes, 4 de febrero de 2014

    Shidoin: Diccionario de artes marciales

    Shidoin: En japonés, instructor.

    Título que indica el cargo de enseñanza de un profesor de aikido como Sensei instructor a cargo de un dojo. Posterior al de Fukushidoin.
    Como siempre, te invito a participar usando los comentarios. Al mismo tiempo, si te gustá el blog o esta entrada, recomendala usando los botones de "Twittear", "Me gusta de Facebook" y "+1 de Google".

    Tomoe nage: Diccionario de artes marciales

    Tomoe nage : Proyección o lance ("nage") en círculo, rueda o línea curva ("tomoe").

    Técnica de judo del grupo sutemi waza. Se ejecuta dejándose caer sobre la espalda hacia atrás, al tiempo que se mantiene un pie en contacto con el suelo y el otro sobre el hara el oponente, fijando su tren superior con un kumi kata y proyectándolo en una trayectoria de media luna hacia atrás.
    Como siempre, te invito a participar usando los comentarios. Al mismo tiempo, si te gustá el blog o esta entrada, recomendala usando los botones de "Twittear", "Me gusta de Facebook" y "+1 de Google".

    Kumi kata: Diccionario de artes marciales

    Kumi kata : Ver Kumikata.
    Como siempre, te invito a participar usando los comentarios. Al mismo tiempo, si te gustá el blog o esta entrada, recomendala usando los botones de "Twittear", "Me gusta de Facebook" y "+1 de Google".

    lunes, 3 de febrero de 2014

    Fuku shidoin: Diccionario de artes marciales

    Fuku shidoin : En japonés, instructor ("shidoin") ayudante ("fuku").

    Título que indica el cargo de enseñanza de un profesor de aikido como instructor adjunto o ajudante, en el sentido de que no es el máximo responsable del dojo y/o de que depende de otro instructor de otro dojo. Anterior al de Shidoin. A veces escrito todo junto "fukushidoin".
    Como siempre, te invito a participar usando los comentarios. Al mismo tiempo, si te gustá el blog o esta entrada, recomendala usando los botones de "Twittear", "Me gusta de Facebook" y "+1 de Google".

    domingo, 2 de febrero de 2014

    Ippon: Diccionario de artes marciales

    Ippon: Punto ganador o victoria de un luchador de judo, karate y otras artes marciales japonesas.

    Voz dada por el arbitro de un encuentro de algunas artes marciales japonesas, que indica, o bien un punto, o bien un punto definitorio o victoria de uno de los oponentes.

    Como siempre, te invito a participar usando los comentarios. Al mismo tiempo, si te gustá el blog o esta entrada, recomendala usando los botones de "Twittear", "Me gusta de Facebook" y "+1 de Google".

    Shiho nage: Diccionario de artes marciales

    Shiho nage : Técnica de proyección ("nage") en las cuatro direcciones ("shiho").

    Técnica de de aikido, también conocida como "Seoi-nage".
    Como siempre, te invito a participar usando los comentarios. Al mismo tiempo, si te gustá el blog o esta entrada, recomendala usando los botones de "Twittear", "Me gusta de Facebook" y "+1 de Google".

    Seoi nage: Diccionario de artes marciales

    Seoi nage : Del japonés, proyeccción o lanze ("nage") realizado por encima del hombro, cargando sobre la espalda o "a caballo" ("seoi").

    Nombre que designa una técnica de judo del grupo Te waza; y una de aikido, esta última también conocida como shiho nage.

    Diccionario de artes marciales (todas las entradas).
      Como siempre, te invito a participar usando los comentarios. Al mismo tiempo, si te gustá el blog o esta entrada, recomendala usando los botones de "Twittear", "Me gusta de Facebook" y "+1 de Google".

      Kata seoi: Diccionario de artes marciales

      Kata seoi : Forma (kata) de cargar por la esplada, "a caballo" o por el hombro (seoi).

      Técnica de judo conocida más normalmente como Ippon seoi nage.
      Como siempre, te invito a participar usando los comentarios. Al mismo tiempo, si te gustá el blog o esta entrada, recomendala usando los botones de "Twittear", "Me gusta de Facebook" y "+1 de Google".

      Seoi otoshi: Diccionario de artes marciales

      Seoi otoshi : Del japonés, arroje o caída en el vacío ("otoshi") por encima del hombro, cargando sobre la espalda o "a caballo" ("seoi").

      Nombre que designa una técnica de judo del grupo Te waza.
      Como siempre, te invito a participar usando los comentarios. Al mismo tiempo, si te gustá el blog o esta entrada, recomendala usando los botones de "Twittear", "Me gusta de Facebook" y "+1 de Google".

      Seoi: Diccionario de artes marciales

      Seoi: Del japonés, por encima del hombro, cargando sobre la espalda o "a caballo".

      Palabra que forma parte del nombre de varias técnicas de judo o aikido basadas en lances por encima de la esplada.
      Como siempre, te invito a participar usando los comentarios. Al mismo tiempo, si te gustá el blog o esta entrada, recomendala usando los botones de "Twittear", "Me gusta de Facebook" y "+1 de Google".

      Ippon seoi nage: Diccionario de artes marciales

      Ippon seoi nage : Del japonés, proyeccción o lance ("nage") realizado por encima del hombro, cargando sobre la espalda o "a caballo" ("seoi") por un punto ("ippon").

      Nombre que designa una técnica de judo del grupo Te waza. También conocida como kata seoi.
      Como siempre, te invito a participar usando los comentarios. Al mismo tiempo, si te gustá el blog o esta entrada, recomendala usando los botones de "Twittear", "Me gusta de Facebook" y "+1 de Google".

      sábado, 1 de febrero de 2014

      Por un celular...

      Por un celular o un teléfono móvil pueden ocurrir muchas cosas, dependiendo en el país que estemos, puede que simplemente ahorremos dinero por contratar un servicio u otro, pero puede también que perdamos la vida por un simple celular...y eso es lo que pude ver con mis propios ojos como una persona moría por culpa de un teléfono móvil... 

      Sí, todo puede llevarnos a un fatal desenlace, incluso un celular, pero en realidad solamente dos cosas terminan con nuestros días: una es la falta de criterio, y otra la suerte en la vida, que en cualquier caso, como es claro y notorio, siempre termina en un final, tarde o temprano...

      Iba en tren hacia Retiro, en el San Martín. Para el que no lo conozca, tren diesel, ruidoso, normalmente sucio, etc., como un típico tren argentino. El día era bueno, como siempre las puertas estaban abiertas, tanto porque la mayoría de las mismas no cierra bien, como porque cuando el tren se llena hay que ir colgado de los estribos si no hay lugar, aunque esté "prohibido".

      Iba sentado, por suerte, y veo como todo sucede con tanta rapidez que ahora va a resultar más lento contarlo que verlo: un hombre al que no alcanzo a ver la cara pasa corriendo y (después lo supe) agarra un celular de una chica que lo tenía en la mano, quizás mirando o enviando un mensaje, escuchando música o algo así. En el mismo instante un tipo de seguridad del tren (otra casualidad, normalmente no hay seguridad en los trenes, esta vez sí) lo intenta agarrar y forcejea con él en la puerta, ya que el hombre al parecer (supe también después) se quería tirar con el tren en movimiento para escapar. Todo esto en unos segundos, el hombre finalmente se tirá del tren, el de seguridad no puede impedirlo. También aparecieron unos policías (otra increíble casualidad, raramente hay) en el tren, y corriendo pidieron que se parara el tren para agarrar al ladrón.

      El tren había salido hacía un par de minutos de la estación de Hurlingam, se hallaba a unos 500 metros de la estación cuando tras tirarse el hombre, cuando se dio la orden al maquinista para que frenara el tren. Al detenerse finalmente el tren, la gente mayoría de la gente, que no había visto el incidente cuando pasó, empezó a sorprenderse y corrió la voz de lo ocurrido (varias versiones paralelas, como siempre). Las reacciones eran varias, algunos de los comentarios típicos eran: "Seguro se fue corriendo, y ahora hay que esperar acá..." "Por un celular de mierda...ahora nos joden a todos..", "Estos chorros hijos de puta, habría que matarlos a todos, pero después te sale con eso de los derechos humanos..."

      Los de seguridad bajaron, junto con el maquinista, el guarda y los policías, y empezaron a ver abajo del tren a ver si el hombre había sobrevivido y se había ido corriendo o si no había tenido tanta suerte. Abajo del tren no estaba, y empezaban a pensar que se había escapado. Pero después se vio que, obviamente, el hombre había quedo más atrás de donde finalmente lograra frenar el tren, y lamentablemente había sido arroyado al tirarse...

      Por un celular o un teléfono móvil pueden ocurrir muchas cosas, dependiendo en el país que estemos, puede que simplemente ahorremos dinero por contratar un servicio u otro, pero puede también que perdamos la vida por un simple celular...y eso es lo que pude ver con mis propios ojos ayer mismo, como una persona moría por culpa de un teléfono móvil...

      Sí, todo puede llevarnos a un fatal desenlace, incluso un celular, pero en realidad solamente dos cosas terminan con nuestros días: una es la falta de criterio, y otra la suerte en la vida, que en cualquier caso, como es claro y notorio, siempre termina en un final, tarde o temprano...

      Iba en tren hacia Retiro, en el San Martín. Para el que no lo conozca, tren diesel, ruidoso, normalmente sucio, etc., como un típico tren argentino. El día era bueno, como siempre las puertas estaban abiertas, tanto porque la mayoría de las mismas no cierra bien, como porque cuando el tren se llena hay que ir colgado de los estribos si no hay lugar, aunque esté "prohibido".

      Iba sentado, por suerte, y veo como todo sucede con tanta rapidez que ahora va a resultar más lento contarlo que verlo: un hombre al que no alcanzo a ver la cara pasa corriendo y (después lo supe) agarra un celular de una chica que lo tenía en la mano, quizás mirando o enviando un mensaje, escuchando música o algo así. En el mismo instante un tipo de seguridad del tren (otra casualidad, normalmente no hay seguridad en los trenes, esta vez sí) lo intenta agarrar y forcejea con él en la puerta, ya que el hombre al parecer (supe también después) se quería tirar con el tren en movimiento para escapar. Todo esto en unos segundos, el hombre finalmente se tirá del tren, el de seguridad no puede impedirlo. También aparecieron unos policías (otra increíble casualidad, raramente hay) en el tren, y corriendo pidieron que se parara el tren para agarrar al ladrón.

      Hago en este momento una digresión marcial: no es la primera vez que veo un "arrebato", un hurto de este tipo, y puedo decir que sucede todo muy rápido, siempre aprovechando la "guardia baja" o un momento de distracción de la que será la víctima. Por eso, la mejor defensa es estar siempre en zanshin y presto para reaccionar rápido ante lo inesperado...sí, difícil, pero se puede.

      Siguo con el relato: el tren había salido hacía un par de minutos de la estación de Hurlingam, se hallaba a unos 500 metros de la estación cuando tras tirarse el hombre, cuando se dio la orden al maquinista para que frenara el tren. Al detenerse finalmente el tren, la gente mayoría de la gente, que no había visto el incidente cuando pasó, empezó a sorprenderse y corrió la voz de lo ocurrido (varias versiones paralelas, como siempre). Las reacciones eran varias, algunos de los comentarios típicos eran: "Seguro se fue corriendo, y ahora hay que esperar acá..." "Por un celular de mierda...ahora nos joden a todos..", "Estos chorros hijos de puta, habría que matarlos a todos, pero después te sale con eso de los derechos humanos..."

      Los de seguridad bajaron, junto con el maquinista, el guarda y los policías, y empezaron a ver abajo del tren a ver si el hombre había sobrevivido y se había ido corriendo o si no había tenido tanta suerte. Abajo del tren no estaba, y empezaban a pensar que se había escapado. Pero después se vio que, obviamente, el hombre había quedo más atrás de donde finalmente lograra frenar el tren, y lamentablemente había sido arroyado al tirarse...

      El de seguridad dijo que el simplemente intentó evitar que se tirara del tren (aunque a mi, que lo vi parcialmente, me pareció que le pegaba...) y que finalmente se tiró igual. Llamaron a los bomberos parece, porque aparecieron relativamente rápido (unos 15-20 minutos después del incidente) y se dirigieron a donde estaba el hombre caído. En seguida (no sé de donde o porqué casualidad) llegó la Gendarmeria Nacional (para el que no lo sepa, son un cuerpo de militares argentinos que en teoría deberían custodiar las fronteras, pero desde hace unos años los gobiernos los usan de policías en la práctica).

      Por mi parte me dispuse a intentar ayudar (tengo formación en primeros auxilios y emergencias) y por eso me bajé del tren y me dirigí al lugar del siniestro...me sorprendió que otra gente corría hacia el mismo lugar, pero en este caso simplemente por pura morbosidad...sí, el ser humano es decadente, sin duda.

      Me impidieron ayudar, dijeron que la ambulancia ya estaba en camino. Al hombre el tren le había amputado la pierna derecha a la altura de la ingle (la cual levantó un bombero y puso al lado de su cuerpo) y parte del brazo izquierdo...si había alguna posibilidad de salvarlo, no podía hacerse con los medios que tenían los bomberos por lo que vi: le pusieron un collar (collarín) cervical, y esperaron la ambulancia... Los bomberos tenían una enfermera, que con guantes estaba arrodillada al lado del paciente, pero evidentemente no tenían un DESA, ni siquiera elementos para suministrar oxígeno...

      Pasaron 40 minutos desde el incidente y la ambulancia no llegó, escuché como un bombero decía que la enfermera solicitaba un medico para certificar la muerte...probablemente el hombre se podía haber salvado, pero en esas circunstancias sin duda no...me dispuse a irme...la gente seguía hablando, un policía decía "...así seguro que pasa como suicidio, porque nadie va a testificar que fue un robo, y por lo tanto queda como que se suicidó...y claro, la familia si denuncia entonces va a cobrar un dineral por parte de la empresa de trenes"..."increíble, encima nosotros tenemos que pagar al chorro porque roba, mantener a su familia con nuestros impuestos!" decía otra mujer que participaba en la conversación.

      "Pobre tipo, por un celular"...me quedo con esa frase...piénselo, arriesgar la vida, ni siquiera pensar en lo que puede pasar si te tirás de un tren en marcha, por un simple aparato electrónico que en el mejor de los casos vendería por unos pocos pesos...y le salió mal, y yo y la gente tuvimos que pedir que nos devolvieran la plata del boleto y volver a casa por otros medios, en otro tren o colectivo atestado, y perder tiempo, y también otro poco de vida, aunque no tanta como la que perdió ese hombre por un teléfono móvil...
      Y pensar que todo el tiempo en Argentina y en todos los países del mundo los gobiernos a través de sus políticos roban millones con ninguna consecuencia negativa para sus vidas y (lo que es más sorprendente) nadie se queja o lo aceptan como normal, mientras los medios de seguridad del estados se dedican a presionar a aquel que roba celulares, y la gente sí toma estos pequeños "problemas cotidianos" como si fuera el gran problema de la inmoralidad del mundo...mirada de miope, problema de ciegos donde el tuerto es rey. Así es Sudamérica, ¿y el resto del mundo? No, no tan diferente, no crea usted...

      ¿Tiene que ver algo esto con las artes marciales? ¿porqué lo escribo acá? Tiene que ver, a mi entender al menos, con la supervivencia y la defensa personal, también con la forma de vida de cada uno...creo, por lo tanto, que tiene que ver mucho con las artes marciales...espero que los que lo hayan leído estén de acuerdo conmigo. Gracias por llegar hasta acá, saludos!