Entrada destacada

Dragón del Sur Dojo

Dragón del Sur es un dojo ubicado en el pueblo de Epuyén, provincia de Chubut (Patagonia Argentina) creado como un espacio para la difusión ...

jueves, 15 de enero de 2015

Bases o fundamentos para la defensa personal ideal (II)

Bases o fundamentos para la defensa personal ideal, entendiendo esta como un punto de partida teórico para el estudio de situaciones infinitas e impredecibles en la práctica en cuanto a las posibilidades de ataques y agresiones que pueden darse, y las formas de defensa con las que podemos reaccionar a los mismos. Dividiré este estudio de la defensa personal en tres fases: la técnica, la táctica y la estratégica. Segunda Parte.

INDICE
  1. La necesidad del estudio y la práctica de la defensa personal o autodefensa
  2. Definiciones y conceptos 
  3. Estructura estratégica para una defensa personal ideal. 
  4. Estructura táctica para una defensa personal ideal. 
  5. Estructura técnica para una defensa personal idea (distintos tipos de ataques, ataques con o sin armas, lo que no hay que hacer). 
  6. Defensa ante un ataque sin armas o con armas blancas (postura de defensa, esquiva, control, bloqueo, golpes, luxaciones, proyecciones, estrangulaciones, lucha en el suelo, desarmar, huir, etc.).

  • Estructura técnica para una defensa personal ideal.

"No hay ejemplo de un país que se haya beneficiado con una guerra prolongada."
Sun-Tzu - El Arte de la Guerra.

La técnica puede entenderse como la habilidad para usar determinados procedimientos o recursos, para ejecutar o conseguir un objetivo. También como los recursos que tiene un arte, en este caso el arte de la defensa personal, entendida como un arte o disciplina marcial.

Traducido a lo que nos ocupa, esto significa saber dominar nuestro cuerpo o determinadas armas para usarlas para la defensa personal.

Las técnicas de defensa se pueden dividir, en principio, dependiendo de si el agresor nos ataca con o sin armas, ya que esa será una de las condiciones que determinen el tipo de defensa a aplicar.

Distintos tipos de ataques


Ataques sin armas.

Existen muchas formas de clasificar los ataques sin arma o cuerpo a cuerpo, una de ellas es la siguiente:

a) - Ataque con puño o mano abierta: rectilíneo o circular, ascendente o descendente.

b) - Ataque con patada: rectilínea o circular, ascendente o descendente.

c) - Ataque con lances o técnicas que busquen arrojar al adversario al suelo: de brazos, de cadera, de piernas o de sacrificio del equilibrio.

d) - Ataque con palancas, luxaciones o roturas de huesos o articulaciones: en particular y normalmente a las articulaciones de los dedos, columna, muñecas, brazos, rodillas y tobillos. En general, a cualquier articulación o hueso del cuerpo.

e) - Ataques dirigidos a zonas genitales o sensible: dedos en los ojos, nariz, boca; daño a los testículos, pechos, etc.

Ataques con armas.

Aunque no debemos olvidar que cualquier objeto puede convertirse en un arma, normalmente podremos ser atacados con alguna de los siguientes tipos de armas:

a) - Ataques con armas de fuego. Automáticas, semiautomáticas o de recarga manual.

b) - Ataques con armas blancas. Pueden ser punzantes, cortantes, arrojadizas o contundentes.

c) - Ataques con armas químicas. Gases lacrimógenos o incapacitantes en spray o gel.

d) - Ataque con armas eléctricas: porra o pistolas eléctricas.

- Algunas de las cosas que NO hay que hacer.

Siempre es más fácil y mejor saber antes lo que no hay que hacer, por eso ante todo recuerde lo siguiente:

Lo NO hay que hacer
  1. Priorizar el uso de la fuerza al de la técnica, sobre todo ante adversarios claramente más fuertes.
  2. Bloquear un ataque con arma blanca sin apartarse de su trayectoria (esquiva). Puede que no salga bien, con fatales consecuencias.
  3. Apartarse o salir de la trayectoria de un ataque con arma blanca hacia la dirección en que viene el golpe (algo obvio en la teoría, pero no tan fácil de llevar a la práctica como una reacción automática).
  4. Bloquear solamente un una mano un ataque de arma blanca, si es posible hacerlo con las dos.
  5. Inmovilizar a un atacante sin haberlo desarmado previamente.
  6. Luego de desarmar a un agresor, olvidar guardarnos el arma.
  7. Dar la espalda a los atacantes cuando podemos evitarlo, o realizar técnicas que culminen en una posición desde la cual no se pueda ver a los agresores o apreciar la situación en conjunto, el entorno y las posibilidades de defensa que nos brinda.
  8. Utilizar técnicas, llaves, lances, patadas, golpes de puño, palancas o (e definitiva) cualquier tipo de ataque o estilo marcial que implique una pérdida o sacrificio del equilibrio, o caer al suelo (sutemi waza en judo). Recordemos que el suelo de la calle no es un tatami, pueden existir vidrios u otros objetos que no hieran o dañen al caer.
  9. Parar patadas ascendentes con la axila, ya que pueden llevar a dislocar el hombro. En todo caso hay que agarrar la pierna, luego de esquivar la patada, desde abajo, enganchándola con el brazo a la altura del hueco de la articulación del codo.
  10. Patear con la punta de los dedos del pie. Hacerlo con la planta o el empeine, salvo que se use un tipo de calzado con punta reforzada.
Estos no dejan de ser solo algunos principios que hay que tomar como reglas. Pero por la misma razón, dado un caso lógico que lo justifique, pueden ser dejados de lado. Porque en última instancia en defensa personal nos manejamos con la realidad, no con las teoría. No podemos darnos el lujo de ser dogmáticos y sufrir las consecuencias.

Por ejemplo, bajo determinadas circunstancias, artistas marciales entrenados podrán tener la habilidad de patear con la punta de los pies, bloquear con una mano cuando es más eficiente hacerlo con dos, cuando la otra mano (imaginemos) está inmovilizada o lesionada.

Continúa aquí..:

No hay comentarios. :

Publicar un comentario