Entrada destacada

Dragón del Sur Dojo

Dragón del Sur es un dojo ubicado en el pueblo de Epuyén, provincia de Chubut (Patagonia Argentina) creado como un espacio para la difusión ...

viernes, 13 de noviembre de 2015

Mentalidad escolar: Cuesta mucho, tarda demasiado

Ya sea literalmente o inconscientemente, muchos no se dedican o dejan de dedicarse a las artes marciales por tener una mentalidad escolar: cuesta mucho, tarda demasiado.

Ejemplo de cara de felicidad que los escolares adoptan al ir por obligación a estudiar...
 Digo mentalidad escolar, porque la escuela es obligatoria...no necesariamente mala, puede incluso gustarte, pero lo cierto es que a veces no querrías asistir...en ese momento, a esa hora, querrías seguir durmiendo...querrías evitarlo...y podrías, pero en la práctica, siendo chico, "absorbido" por la fuerza de la costumbre y el sistema, es poco menos que imposible...

Eso crea esta mentalidad escolar a la que me refiero, la de tomar a cosas que requieren esfuerzo como algo con un final, y no como un fin o un medio para el disfrute sin caducidad o fecha de vencimiento, sin límite más allá del que tiene la vida...

¿Acaso alguien piensa "cuesta mucho, tarda demasiado" cuando un domingo se va a jugar un partidito de basquet o fútbol? ¿o acaso cuando tiene actividades más placenteras en la horizontalidad de un cómodo lecho con algún compañero o compañera ocasional? Aquí la pregunta se revela absurda, ya que cuando algo se disfruta, el esfuerzo no sólo vale la pena, sino que en realidad vale el placer, y pena, no hay ninguna..sufrimiento físico quizás, pero sin pena, un pequeño pago en sudor para alcanzar o rozar lo lindo de un arte y de estar vivo...

Así que, no quiero, por favor, escuchar más los lamentos de los que se quejan por lo que cuesta o por lo se tarda ser cinturón negro. Mi visión es precisamente la opuesta, la misma que tenía cuando leía los gigantes libros del Señor de los Anillos: que bueno que duran mucho porque, ojalá, durara para siempre...

...no tenemos suerte de ser inmortales, pero podemos practicar como si lo fuéramos. Vivamos el momento, ¿qué importa lo que tarda o lo que cuesta si es lo que queremos hacer?

No hay comentarios. :

Publicar un comentario